No cabe duda que en este país lo que “suena” y lo que “deja”, sigue siendo el clásico “canto priista”: “no me des, ponme donde haya”, y que tristeza que nadie diga nada, y no exista una fuerza en contra de esta otra bola de ladrones de cuello blanco, sotana y martillo.

De acuerdo a todos los medios de comunicación, el día de ayer todos los magistrados electorales están listos para dar una batalla jurídica y oponerse a la reforma político-electoral, que indica la remoción de todos, a excepción de los que presentan comicios locales.

Es una verdadera estupidez y falta de respeto que a la gente le guste vivir del hueso, del erario, ser unos parásitos y hacer hasta lo imposible (como promover, hasta el día de hoy 54 juicios de amparo) por permanecer inamovibles del cargo, ¿cómo poder hacerles entender que hasta en los mejores sitios existe una movilidad de esta bola de rateros?

No basta con absorber una parte importante del gasto corriente del gobierno federal, hasta llegar al punto de que los que están un poco más arriba de ellos (ministros de la Suprema Corte de Justicia) tengan un sueldo superior a los 6 mdp anuales, aún y cuando por ley NADIE puede ganar más que el Presidente de la República.

La burla llega hasta llegar a la defensa de sus 3 principios constitucionales:

a)      Inamovilidad judicial.

b)      División de poderes.

c)       Distribución de competencias.

No hay manera de justificar ninguno de sus 3 puntos, ya que para todos son declarados incompetentes y hasta cierto punto abusivos, y derrochadores de recursos, si se hablara de justicia constitucional cuanta población la requeriría y se ampararía en esa clase de banalidades, o tal vez deberíamos regresar al mismo punto de siempre, la justicia sólo existe para los que pueden pagar a alguien que pueda hacer marrullerías.

No basta tener a un nido de ratas en ambas Cámaras de Representantes y de paso en la Suprema Corte de Justicia, y que decir el casi muerto IFE, ahora estarán en el TEPJF, todo esto pasa sólo en los Simpsons y en este querido país.

Peculiaridad

Y hablando de ridiculez, estupidez y de paso de hipocresía es del Dr. Ernesto Zedillo Ponce de León que cada vez que puede, aprovecha la ocasión para congratularse que “él renunció a la pensión vitalicia como mandatario mexicano, porque no soporto la desigualdad”, pero como no lo va hacer cuando el otro Dr. Carstens tiene mucho que explicar de dónde salen los más de 10 mdp de pensión para el Dr. EZPL por tan sólo haber laborado en Banco de México 7 años, ¿es en serio?, ¿cuántos de nosotros no desearíamos tener este tipo de ingresos?

Y una más, un periódico catalogado ya desde hace mucho como “supuesta izquierda”, hablamos claramente de La Jornada, solicitó amablemente a otro diario La Razón que quitara de sus filas a periodistas que critican la posición que ha tomado este diario que se dice de izquierda y que hoy en día sólo es seducido por los billetes que le pongan enfrente y claro por la propaganda amarillista que pudiera tener a ocho columnas.

Comenta en el recuadro