“Tras las recientes especulaciones de los medios de comunicación en torno a mi futuro puedo confirmar mi retiro de jugar fútbol profesional. He tenido una carrera increíble y estoy agradecido por cada momento de mi tiempo en Liverpool, Inglaterra y LA Galaxy.”

Una balada suave y melancólica recorre las calles del condado de Merseyside, un fragmento de Yesterday comienza a sonar en los pubs de la ciudad de Liverpool, el hijo prodigo, el ciudadano ilustre Steven George Gerrad decidió dar el anuncio mas triste para un futbolista, el de su retiro.

Resultado de imagen para liverpool gerrard debut

Luego de 19 años de actividad profesional, Stevie G; como era apodado, retira los rastros de césped de sus botines y los cuelga para alejarse de los campos de juego hasta un próximo  reencuentro entre ambos

“Me siento muy afortunado de haber tenido la carrera que he tenido, pero nada de eso habría sido posible sin el apoyo de tanta gente”

Steven Gerrard, aquel chico cuyo mayor anhelo era vestir la camiseta red del Liverpool F.C, debuta a la edad de los 19 años en sustitución del futbolista noruego Vegard Heggem, ingresando en el terreno de juego frente al Blackburn Rovers F.C el 29 de noviembre de 1998. Un precoz pero dotado mediocampista juvenil marcaría una época exitosa en el club de sus amores.

Sin embargo, en la mayoría de las historia de amor, la fidelidad eterna no está ausente de engaño, antes de debutar con el Liverpool F.C, un infantil Steven Gerrard a la edad de los 14 años intentó fichar con el Manchester United, un coqueteo inocente con el máximo rival  con la intención de presionar a la directiva del equipo Red para el ofrecimiento de un contrato profesional, la picardía del jugador inglés tendría recompensa, el 5 de noviembre de 1997 estamparía su primera firma con el equipo de sus anhelos.

“Tuve la suerte de jugar junto a algunos grandes jugadores y bajo tutela de algunos entrenadores fantásticos durante mi tiempo en Anfield y quiero agradecer a todos y cada uno de ellos”

Diferentes técnicos y jugadores desfilaron sobre los terrenos de juegos y pasillos de Anfield Road, solo un futbolista se mantuvo en el frente del equipo ante el inicio de una nueva campaña, no había manera de que Steven Gerrard no figurara, las formaciones se diseñaban alrededor de él.

El jugador inglés se convirtió en un coleccionista de títulos, su espectacular pegada, visión de juego e influencia sobre el terreno de juego lo llevo a levantar diferentes copas, consiguió tres Copas de la Liga, dos FA Cup, otras dos Community Shield (la Supercopa inglesa), una Copa de la UEFA, dos Supercopas de Europa y una UEFA Champions League.

Resultado de imagen para liverpool gerrard

El 25 de mayo de 2005, es un fecha imborrable de las paginas de la historia del fútbol y seguro un recuerdo inolvidable de la mente de Steven Gerrard,  el Estadio Olímpico Atatürk sería el escenario de una de las mas grandes proezas vistas en una final de la UEFA Champions League. El Liverpool F.C. y el A.C. Milan lucharían por alcanzar el máximo titulo europeo en un apasionante encuentro que culminaría en la primera mitad del juego con una cómoda y placida goleada de los italianos sobre los ingleses, con goles de Paolo Maldini (minuto 1′) y Hernan Crespo (minuto 39′ y 44′) los Rossonero con un contundente marcador parcial de 3-0, enviaban a los reds a los vestuarios en el entre-tiempo.

15 minutos después, luego de un descanso y seguro alguna charla táctica determinante, los jugadores del Liverpool F.C. lograría lo imposible, lo impensado minutos atrás. Los ingleses empataría el encuentro y dejarían atónitos al mundo entero. Steven Gerrard lideraría la heroica hazaña al anotar el primer gol al minuto 54′, tan solo 2 minutos después bastaron para que la segunda anotación llegase a manos de Vladimír Šmicer. El desconcierto invadiría el cuerpo de los jugadores del A.C. Milan, un desatención defensiva de Gennaro Gattuso lo llevaría a jalonear a un Steven Gerrard que al sentir la pose de la mano del jugador italiano sobre sus hombros aflojaría su cuerpo para forzar un derribo dentro del área, el árbitro marcaba la sentencia máxima, penal para los ingleses en el minuto 59′, el español Xabí Alonso concretaría el penal e igualaba el encuentro al minuto 60′. 15 minutos después, tendríamos un juego con un marcador parcial inimaginable.

Resultado de imagen para liverpool gerrard uefa champions

El maravilloso e histórico encuentro terminaría con la paridad en el marcador de 3-3 en los 90′ minutos, no habría variación alguna durante la prorroga, todo de determinaría en una agónica tanda de penalties donde el equipo inglés de la mano de un inspirado Jerzy Dudek, guardamenta del Liverpool F.C. que atajó 3 penales, permitiría que un joven Steven Gerrard levantara la quinta Copa de Europa en la historia del equipo de inglés, ante la presencia de 70.024 espectadores del Estadio Olímpico Atatürk, una noche épica.

“Me siento afortunado de haber tenido un grupo tan cercano de amigos que siempre he podido contar y confiar en a lo largo de mi carrera. Gracias a todos ustedes.”

Sin embargo, si Steven Gerrard pudiese cambiar algo de su exitosa carrera sería el inoportuno y fatídico resbalón ante el Chelsea F.C. que definiría su opciones de conquistar la English Premier League, el único título a nivel de clubes que el niño maravilla de la ciudad de Merseyside quiso levantar y posar sus dedos ante el jubilo de la afición del Liverpool F.C. que no ha podido renovar su vitrinas con el título de liga desde la temporada 1989-1990. La espera lleva 16 años prologándose.

“Siempre me dolerá hasta el último de mis días, si hubiese conseguido esa liga habría alcanzado todos mis sueños con el Liverpool

Luego de 710 partidos  y 186 anotaciones con la camiseta red, la cual defendió por 17 temporadas hasta su nostálgico adiós en la temporada 2014-2015, Steven Gerrard dice hasta luego, quizás una despedida que no representa su magnitud como jugador ya que emigró a la débil competición de la MLS en Estados Unidos para desplegar esos últimos destellos de fútbol. Sin embargo, siempre quedarán en el recuerdo sus galopadas sobre el terreno de juego, su potente y precisa pegada que aun retumban las redes de un Anfield Road que añora la presencia del ídolo de la casa y último capitán para cantarle una vez más el You’ll Never Walk Alone a aquel número 8 que tantas alegrías regaló, el quinto Beattle.

Comenta en el recuadro