Esta segunda temporada, Narcos ha tenido notables mejorías en ciertos aspectos. Desde las actuaciones, dirección y fotografía, hasta la estructura narrativa de la historia. Sin embargo, todavía no fue suficiente para hacerla resaltar. Narcos es sin duda una serie entretenida, con sus momentos destacados, pero nada más, es sólo eso. Entretenimiento. Por lo tanto, sigue estando lejos de entrar en la lista de las mejores.

Una de las principales mejorías fue el acento de Wagner Moura, quien viene cumpliendo con un trabajo decente desde la 1era temporada, sin embargo, en esta segunda entrega se le ve mucho más cómodo con el acento y más convencible en su papel como Pablo Escobar.

maxresdefault-5
Wagner Moura como Pablo Escobar

Un punto desfavorable de la primera temporada fue que a muchas de las escenas claves les faltaba tensión y estructura. Un hecho que sin duda supieron manejar mejor esta vez. Hay varias escenas muy bien desarrolladas con una estructura narrativa mucho más acertiva. Por otro lado, con la añadidura de ciertas sub-tramas pudieron sobrellevar muy bien el hilo principal. Agregándole más interés al tema, y sin llegar a ser monótono. A diferencia de la primera, esta entrega prácticamente solo se basa en la captura de Escobar, pero aun así, pudieron rellenar bien todo el asunto. Siendo el 4to “The Good, the Bad, and the Dead”, uno de los episodios más destacados de esta temporada.

Sin embargo, aunque añadieron interesantes subtramas y nuevos secundarios… a dos de los personajes más importantes de esta historia los fueron dejando cada vez más rezagados. Los agentes de la DEA, Steve Murphy y Javier Peña. Porque, aunque el personaje interpretado por Pedro Pascal (Peña) se ve involucrado en ciertas operaciones ilícitas, ambos tienen muy poco desarrollo.

narcos_still_2
Pedro Pascal (Javier Peña) y Boyd Holbrook (Steve Murphy)

La serie cumplió con contarnos lo principal acerca del llamado Patrón, su imperio y su respectiva caída. Y sobre todo, cumplió con dejar a Escobar como lo que fue, un asesino y un narcoterrorista. Pero lo más importante, es que fue relatado sin verse forzado ni conveniente, como tenía muchas posibilidades de llegar a ser.

En conclusión, esta segunda temporada estuvo mucho mejor hecha. Gozando de un buen soundtrack, una mejor construcción de escenas, mejor elaboración de guión, mejor producción, dirección y fotografía… pero como lo dijimos antes. No fue suficiente. Sus aires de telenovela, diálogos innecesarios, y poco reparo en los detalles es lo que principalmente no la dejan surgir del todo.

Por supuesto, con la salida de Escobar, acaba la trama en torno a él. Sin embargo, el final de esta temporada deja los caminos abiertos para una tercera entrega tras el Cartel de Cali. ¿Realmente se tratará de Colombia nuevamente o, como muchos creen, esta vez se enfocarán más en los carteles de México? Eso está por verse. Pero lo que sí está claro es que Netflix ya confirmó dos temporadas más para Narcos. Que de seguro continuarán con su respectiva esencia, pero esperemos que al menos puedan superar sus fallas principales.

Tráiler de la 2da temporada de Narcos

Comenta en el recuadro