Hace algún tiempo, el periódico The Guardian filtró PRISM. PRISM es un programa de vigilancia electrónica, dicho programa es Top Secret, pero aún así no impidieron que la información se extrajera con un pendrive.

PRISM es el programa de vigilancia electrónica de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) de Estados Unidos, en el que básicamente espía todo en la red. ¿Cómo lo hacen? Simple, con información de las compañías que proveen los servicios de comunicación. Algunas de las empresas involucradas son Apple, Google, Yahoo!, Facebook, Microsoft, o Dropbox entre otras que proveen servicios de comunicación vía internet. Se dice que existe una “Back Door”, una puerta trasera por el cual las empresas estadounidenses filtran o dan la información al gobierno de EEUU. En teoría, la NSA ha visto todas nuestras conversaciones por Skype, por Hangouts, o por Facetime, ha leído nuestras conversaciones por Gmail, Outlook, Hotmail y Yahoo! Mail, nuestros mensajes entre los dispositivos, etc. Prácticamente todo, porqué en estos momentos ¿Quién no tiene un iPhone? ¿Quién no tiene un Android? ¿O usa e-mail con alguno de estos proveedores de servicios de mensajería?

Se sabe todo de éste programa de vigilancia por un consultor tecnológico llamado Edward Snowden que fue informante de la CIA y trabajó como consultor para la NSA. A principios de mes, Edward filtró estos documentos en los que ponía a los Estados Unidos de América entre la espada y la pared. Él mismo dijo que era su deber como ciudadano mostrar al público éste programa que espía prácticamente a todo el mundo, y por ello decidió extraer los documentos en un pendrive; si, en un pendrive, no tuvo que abrir la Terminal y teclear una serie de comandos raros para extraer documentos que son Top Secret. Él huyó a Hong Kong, esperando que Islandia le conceda asilo.

No quiero vivir en una sociedad que hace este tipo de cosas… No quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo. Es algo que no estoy dispuesto a apoyar o admitir.

Fue tal la veracidad de los documentos filtrados, fue tal la presión que se ejerció al gobierno, que el pdte. de EEUU, Barack Obama, se tuvo que pronunciar para explicar en que consistía este programa de vigilancia. Obama considera que se ha conseguido un equilibrio adecuado entre seguridad y privacidad, porqué asegura que si quieres 100% seguridad, no puedes tener 100% privacidad.

Edward Snowden respondió una serie de preguntas para el periódico The Guardian, aseguraba que “… el gobierno de EE.UU. no va a lograr tapar esto encarcelándome o asesinándome” y que las empresas que se supone que le proveen información al gobierno de EEUU, están involucradas aunque lo nieguen públicamente; simplemente porqué esa información no pueden publicarla. Todas las empresas han respondido ante las acusaciones, y como es de esperarse, niegan todo.

El gran problema de todo esto es que cuando decidimos usar un servicio de una empresa como Google, Apple o Microsoft (entre otras), aceptamos unos términos y condiciones, en el que ellos se responsabilizan por tú información asegurando que nadie más podrá tenerla, ni tampoco manipularla. Entonces, ¿el gobierno de EEUU está por encima de la constitución americana?

Pero la verdadera pregunta es: ¿hasta qué punto pierdo privacidad por obtener un poco de seguridad?

“Aquellos que pueden dejar la libertad esencial por obtener un poco de seguridad temporal, no merecen, ni libertad, ni seguridad.” -Benjamin Franklin

 

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro