En 2016 Hamilton consiguió el récord de 16 nominaciones a los Premios Tony (equivalentes al Oscar en teatro), lo hizo convertido ya en un fenómeno que, cinco años después, sigue en ascenso a tal punto que Disney+ ha decidido lanzar una presentación grabada del espectáculo que ha llegado a (casi) todos los rincones del mundo. Pero, ¿de qué se trata exactamente el musical? ¿qué tan bien lo ha hecho? ¿cómo causó un revuelo dentro y fuera de Estados Unidos? ¿por qué tanto alboroto? ¿por qué Hamilton es el último gran fenómeno de Broadway?

En resumidas palabras Hamilton es una obra musical que cuenta la historia de uno de los Padres Fundadores de Estados Unidos, Alexander Hamilton, un inmigrante caribeño que se convirtió en la mano derecha de George Washington durante la Guerra Revolucionaria Americana, así como el primer secretario del Tesoro de Estados Unidos. Sin embargo, tal como cabría esperar, Hamilton no sigue la línea de otros musicales históricos como Los Miserables o Miss Saigon, es de hecho, su estilo, arriesgado y peculiar según la historia que cuenta, lo que lo dirigido a ser el fenómeno que es hoy. El espectáculo de ritmo rápido y montaje enérgico cuenta la historia de Hamilton usando hip-hop, R&B y pop.

Todo comenzó con unas vacaciones y un libro

El creador de Hamilton, Lin-Manuel Miranda, estaba de vacaciones en México cuando leyó la biografía del autor Ron Chernow sobre Hamilton, y comenzó a imaginarlo como un musical.

Alexander Hamilton, un joven huérfano y nacido en el Caribe, que hace su propio camino para salir de su isla natal, que va a Estados Unidos, que se convierte en el hombre de confianza de George Washinton -primer presidente del país, que se convierte en el primer tesorero de la nación y que lucha por la independencia y otras causas sociales, es la típica historia de superación que solo puede ser contada a través del hip-hop. Según el propio Miranda.

Apenas terminó de leer la biografía, Miranda buscó en Google ‘el musical de hip-hop de Alexander Hamilton‘ y al ver que nadie lo había escrito, que no existía, él empezó a trabajar en este.

Desde la infancia, Miranda amaba los musicales y actuó en varias producciones de secundaria. Uno de sus favoritos de todos los tiempos es Les Misérables , y ese clásico de teatro musical inspiró el pensamiento de Miranda sobre Hamilton, pese a la diferencia abismal del estilo entre ambas obras.

Un largo proceso creativo

Miranda no era un novato en el mundo del teatro musical; de hecho, cuando se propuso crear Hamilton, el escritor, compositor e intérprete ya había ganado un Tony por In the Heights (cuya adaptación en el cine se espera para finales de este año), un espectáculo con hip-hop y salsa en el vecindario de Washington Heights en Manhattan.

Aún así, le tomó a Miranda un año completo para escribir la primera canción, y otro año para escribir la segunda. Sin embargo, mucho antes de que el espectáculo llegara al escenario, Miranda interpretó la primera canción en la Casa Blanca en 2009. Tenía solo 29 años.

Al escribir el espectáculo, Miranda usó una licencia creativa con la historia, pero en su mayor parte fue muy exigente con los hechos, e incluso contrató al autor Chernow como consultor del proyecto.

Leyó los voluminosos escritos de Hamilton y visitó los lugares de Nueva York donde sucedió la historia, incluida la Taberna Fraunces en Pearl Street, donde George Washington dio un discurso de despedida a sus oficiales.

También pasó tiempo escribiendo en la mansión Morris-Jumel, la casa sobreviviente más antigua de Manhattan, y la que Washington usó como su cuartel general durante la Batalla de Harlem Heights. Más tarde se convirtió en el hogar del vicepresidente Burr.

Hamilton como el fenómeno más reciente de Broadway

Cuando Hamilton se estrenó en 2015 se hablaba como ‘un musical sobre Hamilton’, ‘un musical sobre Hamilton con canciones de hip-hop’, ‘un musical sobre la historia norteamericana con actores de color’. El gran boca a boca del público que fue al teatro, sus innumerables elogios de los críticos y el deseo general de que las personas vean una narración única de la historia de uno de Los fundadores más famosos de América contribuyeron a la creación del fenómeno.

Además de todo eso, una de las principales razones por las que Hamilton es un éxito es la forma en que el espectáculo promueve el multiculturalismo en su representación de la diversidad en Estados Unidos; enfatiza el interculturalismo en la forma en que representa al protagonista y antagonista de la historia, y celebra el transculturalismo al infundir personajes conocidos con nuevos grupos étnicos para crear un tipo de producción completamente original.

Los padres fundadores de Estados Unidos eran todos blancos, y muchos de ellos poseían esclavos negros; en Hamilton, sin embargo, las personas de color juegan los papeles principales, y Miranda dice que fue muy intencional. A pesar de ello, cuando Lin-Manuel Miranda comenzó a escribir Hamilton, no estaba buscando hacer ninguna declaración política en particular. Estaba escribiendo canciones para sí mismo, un latinoamericano, sus amigos afroamericanos, y estaba escribiendo canciones para la comunidad cultural y étnicamente diversa en la que creció en Nueva York.

La diversidad de casting resultante, que vio artistas no caucásicos interpretando a los padres fundadores de Estados Unidos y cantando sobre temas como la esclavitud, la inmigración, la opresión pero, lo que es más importante, el amor al país y una historia compartida, terminó siendo más profundamente política de lo que nadie podría haber anticipado.

También se trata de una pieza de teatro extraordinariamente bien elaborada. La dirección de Thomas Kail es extremadamente elegante, nunca sientes el esfuerzo del espectáculo. Los actores se mueven sin problemas, casi como si una pintura cobrara vida lentamente ante el público. La coreografía de Andy Blankenbuehler es tan emocionante como la música y, en varias etapas del espectáculo, en realidad forma tanto el lenguaje de la pieza como lo que se está cantando.

Más allá del éxito

El éxito del programa ha superado incluso las espectativas de su propio creador. En 2016, Hamilton fue nominado para 16 premios Tony, un nuevo récord, y ganó 11, incluida la categoría de Mejor Musical. Desde entonces, ha ganado muchos otros premios importantes, incluido el Grammy 2016 al Mejor Album de Teatro Musical y el Premio Pulitzer 2016.

Los boletos son imposibles de conseguir, ya que se venden con más de un año de anticipación; Durante una carrera de ocho presentaciones en 2016, el espectáculo recaudó más de $3.3 millones, lo que lo convierte en el primer espectáculo de Broadway en obtener más de $ 3 millones para ocho espectáculos.

Muchos dicen que Hamilton ha cambiado el juego, que ha dado paso a una nueva era de teatro musical, y nadie está más sorprendido que su creador. Pero Hamilton es más que solo el poder de la música y quién la canta. Hamilton es una pieza extraordinaria que no solo hace honor y gana el bombo que le sigue, sino que lo supera.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre