Otro año que pasa y sigo con ansias de tomar tu mano y escapar del mundo, un año más y quiero seguir escribiendo una historia a tu lado, de esas historias que inician en cuento corto y terminan siendo novelas de varios tomos, un sin fin de tomos.

Creo que hemos pasado bastante y es por eso que ya no quiero prometer cosas que no podemos cumplir, porque entendí que el “para siempre” dura unos meses y que “toda la vida” para muchos no pasa del año. Las historias no se escriben solas y te lo he dicho un sin número de veces, somos más, pasamos del prólogo y esto no ha iniciando en el “había una vez” pero si quiero que termine en el “felices para siempre” pues para nosotros el “adiós” no fue un punto final, sólo puntos suspensivos.

Somos diferentes amor, somos esa carta que escribes entre lagrimas y lees una y otra vez aunque vuelvas a llorar. Somos esas pocas personas que entienden que un “no me vuelvo a enamorar” es sólo la barrera que impide seguir soñando y ahora sabemos que el problema no es el amor, son las personas que usan el “te amo” como frase diaria y le roban el significado, esas que no luchan por el amor.

Tú eres quien me hace planear, quiero amaneceres, parques, películas, tardes de café y vino tinto, quiero aprender a bailar a tu lado, besos bajo la luna y abrazos que no tengan fin. Quiero hacer planes y terminar improvisando porque a fin de cuentas eres la persona que hace que todos esos poemas y canciones de amor cobren sentido y hasta “hacer nada” es mejor contigo.

Gracias por hacerme entender que puedo hacer todo sola, pero sin embargo quiero hacerlo todo contigo pues hasta tomar tu mano todo había estado vacío. Hoy sé que eres la persona con la que deseo dormir cada noche, respirar el mismo aire y compartir sueños, me has hecho ser quien soy devolviéndome las ganas de alcanzar mis sueños, mis esperanzas y enamorarme de ellos.

Estoy agradecida por ello, fue mi fortuna conocerte y de que seas mi excepción favorita, pues contigo he roto todas mis reglas, he olvidado mi negación a abrir mi alma y has hecho que eso inimaginable, aquello que dije “nunca más” se esfumara pues hoy soy tan tuya como mía y el amor es algo real.

No voy a prometer nada, no quiero hacer propósitos que sé que no cumpliré. No quiero decirte que nuestro amor es eterno, pero quiero que cada día sientas lo que siento, que sigamos descubriéndonos, que me desees como te deseo. Creo que nuestro amor va más allá de las palabras y quiero demostrarte con hechos que somos como el infinito.

Pasemos la página del 2014, tenemos todo un año en blanco para nosotros.

Comenta en el recuadro