En una fecha reciente, el anciano sacerdote Ángel de la Cruz fundador de la orden de “Los cruzados de Cristo” recibe de un alto  jerarca la de iglesia católica una solicitud del Vaticano para que se retire de sus funciones y se dedique a la oración.

Mientras, un hombre comienza un proceso para desenmascarar a dicho sacerdote y  recuerda su adolescencia, cuando decidió unirse a la orden.

Así comienza  “Obediencia Perfecta” (Astillero Films 2014), película mexicana dirigida por Luis Urquiza que relata y pone al descubierto los abusos cometidos por Marcial Maciel y sus allegados durante su carrera como director del seminario de los Legionarios de Cristo, orden fundada por él.

¿De qué se trata la película Obediencia Perfecta?

Pederastia, poligamia, abuso sexual, violencia física y psicológica, alcoholismo y uso de drogas como la heroína son algunas de las acusaciones que han caído sobre Maciel y otros sacerdotes de la orden. Mismas que fueron tratadas de ser ocultadas por la poderosa orden, por sus allegados (renombrados políticos de la derecha y prestigiosos empresario) y por la propia alta jerarquía de la iglesia en Roma.

Recordemos que la orden de los legionarios es reconocida por ser una de las que más dinero ingresaban a las arcas del Vaticano, su cercanía a las altas esferas del catolicismo, del poder político y económico en México, así como de administrar diversos seminarios y elitistas colegios y universidades privados alrededor del mundo.

Aunque cambiando los nombres de los sacerdotes y de los jóvenes, “Obediencia Perfecta” revela una parte de lo que ocurrió a lo largo de décadas en los seminarios y colegios de la orden; que desde 1997 ha sido señalada por los abusos,  el mismo Maciel tenía por los menos 30 denuncias hasta el día de su muerte en 2008.

El argumento de la película gira en torno a los 3 grados de obediencia que la orden exige a sus seminaristas; la visión personal del fundador de la orden sobre los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola.

La historia principal trata de Sacramento Santos, un chico provinciano de una familia devota que decide entrar al seminario para hacer carrera sacerdotal, donde eventualmente es elegido por el padre Ángel (el personaje que representa al tristemente célebre Maciel, interpretado magistralmente por Juan Manuel Bernal) para asistirlo y ser formado en la obediencia de la orden, en su inocencia el chico no se da cuenta que está cayendo en las redes de un depredador sexual.

Las escenas son extremadamente bien cuidadas, dado que gran parte del elenco está integrado por  jovencitos. Los abusos son apenas insinuados o cubiertos con un velo de obscuridad. También se deja entrever la complicidad y el encubrimiento de las altas esferas del clero.

¿Es buena la película de obediencia perfecta?

La cinta cuenta con las actuaciones de Juan Manuel Bernal, un Luis Ernesto Franco (que en cada nuevo trabajo cinematográfico se aleja más de la imagen de galán de telenovelas), Alfonso Herrera, Alejandro de Hoyos Parera, Juan Ignacio Aranda, Claudette Maillé, Juan Carlos Colombo, Sebastián Aguirre entre otros

Es además remarcable la calidad de la fotografía (lo mejor que he visto en el cine nacional reciente), la excelente elección de escenografía y locaciones, el vestuario y el soundtrack (que es sensacional, cabe mencionar) nos dan una idea clara de la época en que ocurre la historia.

Aunque es un producto de excelente manufactura hay algo que te deja con la sensación de que hace falta algo, de que algo no termina de amarrar en la historia; sin embargo me puedo imaginar que es una sensación apenas cercana a la que sintieron las victimas cuando el fundador de los legionarios murió libre e impune.

Comenta en el recuadro