11 jornadas ya disputadas en la EPL (English Premier League) y el Leicester City, el consentido equipo dirigido por Claudio Ranieri ocupa la incómoda posición número 14 con solo 12 puntos, un sitio que en otrora quizás no causaría tanto revuelo, sin embargo, tomando en consideración que hablamos del actual campeón de la liga inglesa, la perspectiva cambia.

El Leicester City no es un conjunto que despliegue un fútbol que cautive y maraville las pupilas entre los seguidores del deporte rey, el fútbol. No obstante, su contundencia, su solidez defensiva, la armonía y dinámica ofensiva de sus jugadores cautivaba y era un gusto ver un galopante contraataque iniciado con un pase desde la defensa hacía las botas de Riyad Mahrez, mientras en paralelo, gracias a su picardía, Jamie Vardy se proyectaba en ataque como primera opción de gol. En síntesis, disfrutar de un partido del equipo inglés era un entretenimiento asegurado, juegos de ida y vuelta constante.

Resultado de imagen para Leicester city 2016

Por consiguiente, las expectativas de ver al Leicester City defender su título y hacer respetar su orgullo como campeón es uno de los mayores atractivos de esta edición de la EPL, no obstante, las flaquezas colectivas del conjunto inglés han dicho presente en este inicio de campaña, así mismo, la dinámica y sincronía ofensiva se han diluido. La realidad ha golpeado la muerta, y prolongado su visita, haciendo un lado aquel campeonato de ensueño del equipo de Claudio Ranieri.

Sin embargo, ¿Cómo es posible que un equipo que mantuvo a sus principales figuras (Jamie Vardy, Riyad Mahrez, Wes Morgan, Kasper Schmeichel) esté en un desafortunada posición en la liga? ¿Fue la -desacertada- venta de N’Golo Kanté el derrumbe de un equipo tan compacto? En las siguientes líneas disgrego las principales razones del descalabro del Leicester City.

La poca efectividad de Jamie Vardy de cara a la portería

Todo equipo de fútbol tiene un jugador que funciona como termómetro, estableciendo esta comparativa en sentido figurado con la intención de medir la caída en el rendimiento del conjunto inglés, mencionamos el nombre de Jamie Vardy, el delantero de moda durante la campaña pasada; su acierto de cara al arco era impresionante, lo que le permitió alcanzar la cifra de 24 goles en 38 partidos, en esta campaña, solo lleva 2 anotaciones. Un contraste contundente.

Resultado de imagen para jamie vardy 2016

Aquel goleador que consiguió batir el récord de goles en jornadas consecutivas en una misma campaña (10 goles) que poseía Ruud Van Nistelrooy, al anotar 11 goles, inició el último semestre del 2016 poco inspirado y bajo de forma.

Cuando Vardy se proyectaba al espacio marcando el pase, con mucha seguridad alguna oportunidad de gol el Leicester City tendría. Su aceleración con libertad de espacio en la cancha era formidable y su reacción inmediata para burlar a los defensas, desarmaba a los rivales; una verdadera molestia para aplicar un marcaje personal. Sin embargo, esa chispa, ese ímpetu goleador que ingles gozó en la campaña pasada se diluyo con la llegada de la actual temporada. El inglés es un sombra de aquel jugador que maravillo Europa, de aquel que tenía un cita aparada con las redes rivales cada fin de semana.

El leicester City no es un equipo que priorice una prolongada tendencia de la pelota, parte de su “encanto” como equipo era establecer un sólido bloque defensivo con líneas estratégicas de 4 medio campistas y 4 defensas bien agrupados, con la intención de ceder la esférica y entregarle la iniciativa de juego al rival, un engaño, una invitación a una zona donde el conjunto inglés sacaría mayor provecho de su veloz despliegue ofensivo.

Una pérdida del balón significaba una punzante y certera embestida ofensiva comandada por Riyad Mahrez y que Jamie Vardy concretaría, sin embargo esa unión, esa química entre ambos también se esfumó.

Las intermitencias en el juego de Riyad Mahrez

Si Jamie Vardy no consigue se efectivo de cara al arco, es debido a las inconsistencias en el rendimiento del argelino Riyada Mahrez, otro de los grandes motivos de la actual fragilidad competitiva del Leicester City. El galardonado como mejor jugador de la EPL  (English Premier League) en la campaña pasada no ha conseguido lograr corresponder a tan destacada distinción.

Resultado de imagen para leicester city defeat

La ambición de Mahrez luego de conseguir ser campeón de la EPL lo llevó a considerar salir del conjunto inglés con la intención de posicionarse en un equipo de mayor categoría mundial, de mayor prestigio y candidato a conquistar la UEFA Champions League. Por tanto, la mentalidad del argelino no estaba en sintonía con los objetivos del Leicester City. Su desazón y actitud en el terreno de juego solo acentúa sus intermitencias en el juego.

El descaro del argelino aparece de forma efímera en ciertos pasajes del partido, su influencia en el juego y armonía ofensiva del Leicester City es fugaz. La comparación con aquel jugador que burlaba a los rivales gracias a su prodigioso control del balón, siempre cercano al botín y con un cariño especial hacía la esférica desarmaba los defensas con la rapidez de un chasquido de dedo, es un esfuerzo inútil. A Riyad Mahrez ya no le seduce el fútbol inglés, su mejor versión se vislumbra en Europa, como un exótico adorno que se exhibe en la vitrina, el jugador africano busca seducir a otro equipo con sus destellos de talento.

El despertar y consolidación de los grandes

La temporada en la que el Leicester City el universo se alineo para entregarnos una de las mayores proezas de la historia del fútbol mundial. El vigente campeón de la EPL gozó de una plantilla deseosa de disfrutar el mágico sabor de la gloria deportiva, una plantilla comprometida, una armoniosa unión colectiva dentro y fuera de la cancha entre los jugadores que favoreció la labor de Claudio Ranieri como técnico. Sin embargo, lo más conveniente resultó el flojo rendimiento colectivo de equipos como el Chelsea, Liverpool y Manchester United, conjuntos acostumbrados a liderar la liga inglesa se vieron comprometidos a alejarse de la lucha por el título en instancias iníciales de la competencia.

Resultado de imagen para klopp and conte

Su lugar lo tomaron conjuntos como el Manchester City, Tottenham y Arsenal, aguerridos y desafortunados equipos que querían evitar la hazaña del Leicester City. En consecuencia, en una nueva temporada y contando con plantillas con fortalecidas; los viejos conocidos de la EPL, liderados por técnicos de una vasta gallardía e intelecto lideran en la actualidad la liga inglesa, otorgándole sendos correctivos, humillaciones futbolísticas, en otros términos contundentes goleadas que saldan el descaro e irrespeto cometido por los entrenados por Claudio Ranieri.

En perspectiva, el Leicester City ha recibido 11 goles en contra  y anotado tan solo 2 goles que maquillan terminantes derrotas. Los resultados se discriminan en un 3-0 de visitante frente al Chelsea, un 4-1 contra el Manchester United y por ultimo un contundente 4-0 ante el Liverpool. Adversidades en el marcador final que relegado al actual campeón de la EPL a la incómoda posición, un lugar cerca de la frontera del descenso, un sitio conocido por la afición pero que de acuerdo a lo logrado a principios de año invitada a que la ilusión de aquellos que seguimos su fútbol, conscientes de que la dificultad de repetir campeonato, al menos lograsen mantener ese coraje competitivo.

Resultado de imagen para leicester city defeat

Sin embargo, el cuento de hadas y bestseller del 2016 a nivel deportivo tuvo una dosis de realidad demasiado rotunda y próxima, el encanto del Leicester City se esfuma con la misma intensidad que una ola golpea a las rocosas resistencia de la costa, manteniéndose en el borde de un abismo que quizás destruya las ilusiones de una afición que hace tan solo meses lo vio campeonar. Qué triste sería que luego de alcanzar el cielo, la infernal lucha por no descender nuevamente protagonice las expectativas del conjunto inglés. ¿Veremos una reacción del campeón? o ¿Estamos presenciado un ahogamiento en cámara lenta?

Comenta en el recuadro