Quizá alguna vez has escuchado que todas las mujeres tienen alzheimer y la mayoría de los hombres pueden opinar positivo a la afirmación. Tu que eres mujer ¿crees tener alzhimer?.

Tranquilas, no hay que tomarlo textual.  Primero, debo aclarar que de ninguna manera me refiero a TODAS las mujeres, estoy generalizando pero dejo en claro aquí que si bien es un hecho común en algunas, no podría de ninguna forma decir que mis palabras son la pura verdad, así que no te ofendas si no es tu caso y si lo es… ríe de ello.

Me explicaré poniendo un ejemplo: (aunque la idea ya la tenía desde hace tiempo, la situación que relataré es reciente). Estaba con mi novio, me molesté porque se ocupaba de otras cosas y no me hablaba, le dije que no me prestaba atención, que ni siquiera se había detenido a darme los buenos días. Me respondió: no puedo creerlo, te digo cosas bonitas y no las recuerdas, me parece sorprendente que no puedas recordar que te di los buenos días justo después de que me lo dijiste. (O algo así, no puedo recordar las palabras exactas) El caso es que en ese momento me quedé en blanco. ¿Realmente me dio los buenos días y lo olvidé?

Creo que a muchas nos pasa que no olvidamos las cosas lindas que nos dicen, (seamos sinceras, nos resuena en la cabeza unas horas o días) pero siempre queremos más. Ya nos dijeron una vez que somos lindas pero no basta ser linda un día, ¿no?

No basta con que nos diga una vez te quiero, porque queremos ser queridas todos los días, queremos escuchar que nos vemos lindas con relativa frecuencia no porque no sepamos que lo somos, sino para reafirmarnos que seguimos pareciéndoles lindas. Porque la verdad es que el tiempo pasa, y nuestro cuerpo cambia… a veces porque no paramos de comer cosas ricas (en ocasiones con ellos), porque dejamos el ejercicio por una u otra cosa, porque inevitablemente envejecemos, porque tuvimos un hijo, qué se yo, hay miles de razones por las que nos viene a la cabeza de pronto esa idea tonta de que estamos perdiendo el encanto.

Vamos hombres, sean atentos con nosotras y no se queden con el: ya lo sabes. Pongamos aquí un ejemplo de porqué hay que seguir con las demostraciones de afecto: Sabes que te tienes que levantar a cierta hora cada día, pero no por ello dejas de poner la alarma a funcionar, ¿verdad? Así pasa con nosotras, nos gusta sentirnos queridas y nos gusta saber que tenemos algo especial que a ustedes les gusta, sea lo que sea. Téngannos un poquito de paciencia con eso, que nosotras también somos pacientes con ustedes.

Por favor tomen en cuenta tanto hombres como mujeres: no estoy diciendo que seamos unas malqueridas, sino que somos unas olvidadizas ávidas de demostraciones de afecto.

Dudas, comentarios, sugerencias y críticas constructivas SIEMPRE son bienvenidas, leídas y respondidas.

Comenta en el recuadro