Fue hace ya algunos años que leía un libro –no recuerdo con exactitud cuál, ¿sería en “arráncame la vida”?- en el que estaba un grupo de mujeres en el salón de belleza hablando de que habían visto a una ir a depilarse en invierno.

En invierno sólo se depilan las mujeres con amante– leí. La protagonista, por supuesto, iba depilada y efectivamente, tenía un amante.

depilada-descuidada
Depilación

Recuerdo haberme preguntado por qué las mujeres sólo podían depilarse en épocas de calor. ¿Realmente el poco bello que pudiesen tener les iba a proteger del frío?

En aquellos entonces poco entendía de la depilación, romances y poco menos de amantes. Ahora que han pasado los años y ya entiendo un poquito más de esos temas, me ha surgido la duda de si las mujeres en verdad recurrimos a la depilación por esas causas.

A veces los hombres son unos despistados que no saben diferenciar un vestido de otro. ¿Pueden entonces, notar si no nos depilamos las piernas?, ¿les afecta la libido si nuestras piernas no son como porcelana al tacto?

En ocasiones las mujeres nos arreglamos más para que otras mujeres nos envidien –o tengan menos de dónde criticar- que para gustarle más a los hombres.

¿Me depilo para gustarle o para que no me critiquen?

DepilacionEn algún momento llegué a la conclusión de que me depilo para estar cómoda –Y ya no estoy hablando sólo de las piernas, sino de otras zonas también- y tiene mucho que ver con el cómo quiero verme y por ende, sentirme.

Desde que me di cuenta que no quería que creciera vello descontroladamente por mi cuerpo, comencé a cuidar de que mi apariencia se viera pulcra y cuidada. La verdad es que he de agradecer que no soy especialmente velluda, sin embargo –quiero creer que- a todos nos pasa que tenemos algunos pequeños rebeldes que crecen lejos de los demás: En las cejas, en el área púbica, quizá en la barba de los chicos, qué sé yo. Pero ¿A dónde quiero llegar con todo esto?

A que cada quien debería tomar la decisión de si la depilación es lo suyo o no basándose en sus gustos y comodidad antes de hacerlo por agradar a otros. Deberíamos de pensar en ello como un mantra: Lo hago por y para mi.

Dejemos de pensar que el vello corporal, especialmente el femenino es una cosa tan desagradable que incluso en los comerciales de depilación no hay vello que depilar. ¿Te habías dado cuenta de ello?

¿Tienes dudas o comentarios sobre el tema? Bienvenidos serán.

Comenta en el recuadro