Para nadie es un es un secreto que desde su prometedora primera temporada, Girls jamás había vuelto a ser lo mismo. Para nuestra sorpresa, podríamos decir que desde la cuarta fue mejorando… y ahora con esta quinta finalmente se reivindicó.

Esta temporada de Girls sigue el mismo patrón y esencia de la serie, pero mucho mejor estructurada y sin tantas escenas que no aportan absolutamente nada a la trama. Hannah sigue siendo la misma Hannah de la primera temporada y de siempre, la Hannah excesivamente ególatra, narcisista y egoísta, sí, esa “chiquilla” insoportable para todo el que la rodea (y a veces hasta para nosotros como espectadores) pero con sus escenitas un poco más dosificadas que hacen más tolerable la cosa, y tal vez hasta con un semblante ligeramente más maduro, pero todavía sin dejar su tan arraigada característica de detestable.

Un viejo personaje que no veíamos desde la primera temporada volvió para un episodio especialmente dedicado a Marnie Michaels (Allison Williams), no podía ser otro que Charlie, con un cambio absolutamente sorprendente, la verdad un poco decepcionante por parte de los guionistas, y es que no necesariamente el nuevo Charlie es el problema, pero… ¿era necesario darle ese giro de 360º grados al personaje para que hicieran que Marnie se sintiera bien consigo misma? ¿Era imposible permitir que Charlie fuese exitoso luego de finalizar todo contacto con Marnie? Al parecer sí, había que convertirlo en heroinómano. Mientras Marnie… finalmente consigue lo que quería (Desi) y acepta una boda que desde el inicio siempre supo que sería un desastre.

Por otro lado, Shoshanna (Zosia Mamet) tenía una potencial nueva relación que debió dejar por su nuevo trabajo en Japón, con el que es absolutamente feliz, tal parece que Tokio es una ciudad hecha para ella, donde la arquitectura y hasta la mayoría de la gente parece encajar a la perfección con sus gustos y excentricidades, o al menos eso creyó. Mientras Jessa (Jemima Kirke) a pesar de todo, decidió continuar su relación con Adam (Adam Driver AKA Kylo Ren), de la que Hannah finalmente se enteró pero por lo visto terminó aceptando —a medias—.

Adam y Jessa.
Adam y Jessa

Una de las razones fundamentales por las que esta temporada puede ser considerada por muchos como su reivindicación es que, finalmente, el desarrollo de ciertos personajes permite que comiencen a ser un poco más comprendidos y menos intolerables. Sin mencionar lo mucho mejor equilibrados que estuvieron cada uno de los 10 episodios.

Se puede decir que Girls es una serie algo controversial, genial para muchos, terrible para otros, con sus indiscutibles altibajos de brillantes o nefastos momentos. De esas series que combinan perfectamente comedia con drama, poseedoras de un guión lleno de incómodas situaciones y diálogos ocurrentes que nacen de la mano de Lena Dunham (Hannah Horvath).

Lo cierto es que su mencionada reivindicación tal vez está pegando un poco tarde, ya que recientemente HBO ha anunciado la renovación por una sexta y última temporada, así que realmente esperemos que la próxima continúe con el mismo ritmo de esta y al menos la despidamos con un buen final.

GIRLS TRAILER Quinta Temporada (HBO)

Comenta en el recuadro