A propósito del día que hoy muchas personas salen a la calle a celebrar. Me encontré un artículo en la revista Quo. En este     nos muestra al amor desde el conocimiento de la neurociencia y bioquímica. Nos da una visión de la neuromejora del amor, que es en la actualidad un concepto común para su estudio.

El amor se puede explicar a través de la ciencia. Y me parece interesante saber el lado científico de esta sensación, pues creo que no estamos conscientes de las reacciones químicas, biológicas que produce nuestro organismo ante ello.

Explican que al enamorarnos bajan los niveles de serotonina y aumenta la dopamina, que es un neurotransmisor para que nuestro cuerpo se sienta bien, además se activan doce áreas diferentes del cerebro, estas empiezan a segregar sustancias químicas (Dopamina o oxitocina, adrenalina y vasopresina) que inducen en el individuo la euforia, la pasión y la atracción.

Pero dato curioso y de verdad es sorprendente la caducidad que tiene el enamoramiento: tan solo cuatro años y luego caduca. Si caduca, esa sensación se termina, muere, deja de existir.  Durante este tiempo nuestro cerebro segrega cantidades enormes de dopamina, luego puf desaparece y viene a sustituirla la hormona del apego (oxitocina) y la vasopresina (monogamía).

El investigador interdisciplinario con formación en ciencias cognitivas sociales y de psicología experimental Brian D. Earp explica que nuestros cerebros aun no evolucionan para llevar una relación amorosa monógama. Este investigador está en el trabajo de encontrar neurointervenciones para promover el amor. Se refiere a la idea de usar algunos fármacos para alterar las relaciones y así hacerlas más duraderas. Explican que en la actualidad no es un tema nuevo, ya que en la ciencia actual existen algunos fármacos que ayudan a que las relaciones mejoren: antidepresivos y el viagra.

Pero este estadounidense junto con otros colegas, analizan una nueva tendencia. Usar la oxitocina en terapias de pareja para bajar los conflictos entre las parejas. En algunas terapias se ha usado esta sustancia, les piden a los pacientes que inhalen la hormona antes de empezar con el trabajo de terapia. Los resultados son claramente positivos , observaron que tanto hombre como  mujeres se comunicaban mejor ante temas que les causaban conflictos. Terminaban en acuerdos y no en peleas, esta hormona les ayudaba a bajar los niveles de cortisol (hormona ligada al estrés).

Explican Earp y sus colegas que: “El uso intranasal de oxitocina podría ayudar a promover la fidelidad hacia la pareja, contribuyendo al mantenimiento de un lazo monógamo”

Cómo sea, esperemos que la ciencia siga en su avance para extender la vida del enamoramiento en las relaciones amorosas. Para que el cuerpo siga teniendo sus dosis de oxitocina después de los cuatro años. Mientras estos investigadores siguen avanzando, disfruten el sentirse enamorados antes de que caduque.

oxitocina 2

 

Disfruten la vida, todas las sustancias que el organismo produce y sentir esa sensación.

 

Alejandra Olson

 

 

Si quieres leer el artículo completo visita: http://quo.mx/revista-quo

 

COMPARTE en:
Alejandra Olson
Espíritu congestionado por las letras, que busca encontrarlas en el camino del hacer literario y de éste encuentro aparezcan historias de empatía con los ojos participantes del espectador. Se dice incipiente escritora, pues cada día se descubre, redescubre, encuentra, pierde hilos dentro de éste oficio. Oficio que necesita dedicación, amor y empeño. Ella es así, tan natural como la vida se lo permita y aguerrida.

Comenta en el recuadro