En la actualidad cuesta mucho ganar el dinero, cada vez alcanza para menos y el futuro resulta un poco desolador, hay que tener mucho cuidado con las compras que hacemos, con las inversiones que realizamos y con cada gasto, más aún cuando se es joven.

Debido a lo inexperto que somos en temas financieros comentemos algunos errores, porque somos chavos y se nos hace fácil, porque YOLO o por vivir el momento, voy a describir algunos de estos errores, cómo nos afectan y la manera de prevenirlos.

Cuando recién salimos de la universidad, obtenemos nuestro primer trabajo y con él las primeras prestaciones y sueldos, muchos caemos en el error de creer que nos podemos comer el mundo entero con el dinero que ya ganamos, formamos una idea retorcida de nuestras reales posibilidades económicas y nos sentimos unos verdaderos magnates y empezamos a comprar como si no hubiera mañana y nos hacemos de productos que realmente no necesitamos, simples gustos.

Claro, no hay nada mejor que disfrutar del dinero que tanto batallamos para ganar comprando las cosas que nos gustan, pero debemos tener presente que apenas iniciamos a vivir, aún bajo el cobijo de mamá y papá, apenas iniciamos a dar los primeros pasos en el mundo real, ese que no perdona y nunca olvida. Tenemos que pensar en el futuro a mediano plazo, cuando necesitemos un coche, un crédito, una casa  o emprender un negocio y no tengamos nada ahorrado para un pequeño enganche o una inversión, y a largo plazo ¿qué pasará cuando estemos seamos adultos mayores?

Una vez ya entrados en el tren de los gastos, recuerda no dejar de pagar o pagar fuera de tiempo, las tarjetas de crédito departamentales, planes de telefonía celular y otros instrumentos, quedan registrados en el buró de crédito, no queremos dañar nuestro historial apenas iniciando a formarlo, después será muy difícil recuperar la confianza de las instituciones que alguna vez nos la dieron, no basta con ser una buenas persona y que todos confíen en nosotros, no siempre es suficiente.

Otro punto importante es no pasarse en los gastos, no saturar nuestros egresos para evitar que todo el dinero que ganamos se vaya destinado a pagos y que apenas veamos en dinero en nuestras manos cuando se lo entregamos a otra persona para pagar algo que debemos, después el goce del dinero desaparece y terminamos esclavizados en el trabajo sólo para pagar.

Muchas instituciones bancarias otorgan a los jóvenes Tarjetas de Crédito fácilmente, por medio de programas exclusivos, por promociones, de equipos de fútbol, caso similar ocurre en las tarjetas departamentales. Hay que tener mucho cuidado con el uso de los plásticos, no es dinero extra, tampoco es dinero que te da el banco, ese dinero cuesta mucho si no lo manejamos adecuadamente, el error principal con estos instrumentos es pagar sólo el mínimo, lo cual es sólo para no quedar mal, pero no refleja ningún beneficio en el estado de cuenta, ya que los intereses van a seguir subiendo, incluso vamos a deber más cada mes, por los intereses. Hay que conocer el uso de la TC y pagar siempre más del mínimo.

Otro error que se comente cuando iniciamos el trajín de la vida, es no hacer historial crediticio, las consecuencias de esto pueden pasar desapercibidas hasta que necesitemos que algún instrumento que nos solicite tener un buen historial, difícilmente los bancos y las agencias automotrices, que son las instituciones que más podemos requerir, otorgan crédito a los solicitantes que no tienen historial, después es difícil remediarlo o tomaría tiempo hacerlo, debido a que las buenas referencias se hacen en años.

Por esto es importante tener presente casa uno de estas situaciones, evitarlas, manejarlas de la mejor manera y buscar las forma de que nuestra historia monetaria se un ejemplo a seguir, no el típico caso en el que se truncan buenas oportunidades por los errores del pasado.

Por: Josué González

Twitter: @joss_gonzalez

Comenta en el recuadro