Crítica: We Own This City – Cuando los héroes se convierten en villanos

Dale poder a alguien y lo conocerás realmente” es una frase que retumba en mi cabeza porque alguna vez la habré leído y porque es así como podemos resumir la historia principal de We Own This City, la miniserie más reciente de HBO y otra pequeña joya dentro del catálogo del canal por cable. George Pelecanos y David Simon son dos viejos conocidos del mundo del entretenimiento. Se han hecho un nombre por su don de hacer arte desde las historias más decadentes. Lo consiguieron con The Wire y posteriormente con The Deuce, ahora es el turno de We Own This City, que se atreve a contar una torrida historia, que realmente sucedió dentro de la Policia de Baltimore.

¿De qué trata We Own This City?

“Crónica del ascenso y de la caída de una unidad del Departamento de Policía de Baltimore, que decidió hundirse en la corrupción y en la rebeldía, y comenzó a robar y a detener a ciudadanos y a traficantes por igual” cuenta la sinopsis de la serie que si bien parte de allí, ahonga muchísimo más.

La serie expone lo que ocurre cuando se da a los seres humanos mucho poder y muy poca supervisión. Es un recordatorio brutal de que nunca se sabe realmente en quién se puede confiar,.

La hipocresía hecha ley

En el centro de sus operaciones estaba el sargento Wayne Jenkins (un fabuloso Jon Bernthal). Cuando lo conocemos por primera vez, es enero de 2017, y está sermoneando a sus colegas sobre la brutalidad policial.

«Esa es la verdadera brutalidad. Ese tipo de brutalidad sólo te impide hacer tu trabajo. Nadie te va a decir lo que necesitas saber si le das una paliza. La información es lo que te hará ganar casos… Si entiendes tu propia autoridad, conoces la ley, ganas«. Es un discurso poderoso, que resuena aún más al final de la primera hora de la serie. Después de los inquietantes créditos iniciales, que ofrecen imágenes reales, tanto fijas como conmovedoras, de altercados, detenciones fallidas y policías que se comportan mal, avanzamos un mes y vemos a un Jenkins muy seguro de sí mismo, que se enorgullece del éxito de una operación sobre sus «rivales» del departamento de homicidios.

Pero a pesar de su definición de éxito, Baltimore sigue siendo vista por muchos como «el ejemplo del fracaso básico para detener la anarquía«. La muerte de Freddy Gray mientras estaba bajo custodia policial en abril de 2015 dio lugar a protestas públicas y a la desobediencia civil, y seis agentes fueron suspendidos e investigados por sus acciones. La posterior reticencia de la policía a realizar detenciones en situaciones tensas, o donde se concentraban multitudes, coincidió con un repunte de los homicidios, lo que obligó al alcalde a relevar al comisario de policía de sus funciones y a ella a no presentarse a la reelección. Sin embargo, la ineptitud policial que desencadena una serie de conflictos internos, no es más que un reflejo de la podredumbre que hay dentro del departamento policial.

La gente es corruptible, y cuando una persona que actúa en nombre del Estado se equivoca, las cosas se pueden torcer muy rápidamente.

Nadie mejor para contar una historia de Baltimore

Al igual que con su querida The Wire, es el enfoque punzante de Simon y su coguionista habitual George Pelecanos lo que atrae y destaca. Hay una autenticidad en el drama – que se centra en pequeños detalles de procedimiento (órdenes de detención que tardan más de lo debido en ser archivadas debido a errores ortográficos) y personajes matizados (los traficantes de drogas aquí van desde operadores hábiles hasta neófitos en el oficio) que enrqieucen y elevan toda la serie.

Esta es una serie y un equipo creativo que respeta mucho a los agentes de policía que intentan hacer su trabajo lo mejor posible. Sin embargo, reconoce que esos oficiales operan dentro de un sistema que permite que personajes como Wayne Jenkins (Jon Bernthal) se aprovechen de su posición para su propio beneficio personal corrupto. Jenkins es el personaje más importante de esta historia y gran parte de los exámenes de la serie giran en torno a él. Afortunadamente, la elección de Jon Bernthal es un acierto en todo su significato. Su afinidad por interpretar estereotipos machistas le convierte en el candidato perfecto para un policía que hace prácticamente lo que quiere. Es magnético en cada escena y hace lo mejor que puede hacer un actor cuando interpreta un papel antagónico: se cree el héroe. Este es el mejor trabajo de Bernthal en su carrera.

Además de Bernthal, la actriz británica de origen nigeriano Wunmi Mosaku (Luther) interpreta a una abogado de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia y un Josh Charles casi irreconocible. Los fans de Will Gardner, de The Good Wife, se sorprenderán al ver a un Charles de aspecto panzón dando vida al repelente y racista oficial de policía de Baltimore Daniel Hersl. Mientras que David Corenswet es la revelación, interpretando a un oficial de la policia con mucho pulso, un trabajo que carga con mucha facilidad y se aleja a lo que ya había hecho en Hollywood bajo el ala de Ryan Murphy.

El director de King Richard (película que le dió el Oscar a Will Smith), Reinaldo Marcus Green, hace un gran trabajo para resumir la historia, a veces muy extensa (podría haber sido una serie de varias temporadas), y convertirla en una visionado convincente y fascinante pese a tener solo seis episodios.

We Own This City es densa, difícil y, en conjunto, gratificante por su mirada a lo que está mal y lo que está bien de ser un oficial de policía en Estados Unidos.

NM
NM
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

Leer más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Entrevista a Rannelly Aguiar, autora de ‘La Decisión de Zoe’: “Las mujeres somos grandes en la literatura”

Solo hace falta entrar a Instagram y buscar la etiqueta Bookstagram para descubrir un mundo completamente diferente. Un mundo ideal. Un mundo que gira...

¿Qué es una bichectomía? Todo lo que debes saber

¿Sabes qué es una bichectomía? La bichectomía es un tipo de cirugía estética de las mejillas que se utiliza para hacer que las líneas faciales...

Por qué Jenny Han es la autora del momento

En la literatura contemporánea, solo un selecto grupo de autores se han vuelto tan famosos como sus propias novelas. Stephen King inició el camino...