InicioENTRETENIMIENTOCrítica: The Hating Game, adaptación de Cariño, cuánto te...

Crítica: The Hating Game, adaptación de Cariño, cuánto te odio

Con la llegada del nuevo milenio, ese cine inocente fue desplazado para dar paso a historias más oscuras, cínicas y demoledoras que representaban la situación de Estados Unidos en ese momento (post 11-S); el genero infantil (que en los noventa lideró Macaulay Culkin) y que hoy día es practicamente inexistente, y las comedias románticas (que hicieron famosa a estrellas como Julia Roberts, Meg Ryan y Richard Gere) fueron las principales víctimas porque no había espacio para historias ligeras, con conflictos superficiales y dotadas de mucho encanto.  The Hating Game, adaptación de Cariño, cuánto te odio, rememora el estilo de esas películas, en el mejor de los sentidos.

Cuando el público parecía no estar interesado en las comedias románticas en la gran pantalla, los lectores recibieron el género con los brazos abiertos. En las dos últimas décadas han sido lanzados cientos de libros que en esencia son muy similares a los romances de películas que fueron tan famosos en los noventa y principios de siglo. Ironicamente, la comedia romántica en la literatura se ha vuelto tan popular que años tras años, más y más historias están siendo adaptadas: Love, Rosie; A todos los chicos de los que me enamoré; Crazy Rich Asian; etc. The Hating Game es el último en sumarse a la lista. Que la comedia romántica en el cine esté regresando a través de adaptaciones de libros, cierra un círculo. Lo que tienen en común estas películas es que son adorables con protagonistas guapísimos que chisporrotean química.

 The Hating Game es exactamente lo que uno esperaría. Lucy Hale y Austin Stowell interpretan a Lucy y Joshua, respectivamente, cuya acalorada rivalidad se convierte en una historia de amor.

¿De qué trata The Hating Game?

Basada en el libro homónimo de Sally Thorne, cuenta la historia Lucy y Joshuam quienes trabajan juntos como asistentes de los codirectores ejecutivos de una gran editorial. Joshua es el némesis total de Lucy, un polo opuesto en cuanto a personalidad. Ella lo odia porque nunca lo ha visto sonreír; es un fanático del control; y repite un esquema de color de camisa diferente para cada día de la semana. Cuando se pone en juego un puesto de director ejecutivo, hacen un pacto de que si uno de ellos obtiene el ascenso, el otro debe dejar la empresa para siempre. A medida que se forma un vínculo íntimo entre Lucy y Joshua, el dúo se ve obligado a aceptar su relación poco convencional, así como las ramificaciones en contra de sus objetivos profesionales.

Una historia con buen ritmo

Al tratarse de una comedia romántica, sabemos que Lucy y Josh estarán juntos en un momento determinado, entonces, ¿por qué retrasar lo inevitable? Después de un beso casi al principio de la película, la historia no descansa. Los diálogos hiperinteligentes de la guionista Christina Mengert a menudo sacados directamente de la novela de Thorne también significa que el aspecto más fuerte de la química de Josh y Lucy son sus bromas. Al verlos pelear verbalmente en el ascensor o bromear entre ellos sobre la estética de su atuendo de trabajo muy diferente, está claro que, por mucho que estos personajes peleen, también están obsesionados entre sí. De hecho, es tan obvio que Josh y Lucy toman una alegría perversa al pelear que parece un milagro que hayan tardado tanto en besarse en primer lugar.

La química de Josh y Lucy puede depender en gran medida de su diálogo, pero la película en sí puede depender demasiado de esto para contar la historia completa; sin embargo, aun hay espacio para comprender a los personajes.

Cuida su material de origen

Cuando se trata de películas basadas en libros, mi mentalidad siempre ha sido la misma: no me importa si ciertas escenas se alteran, cambian o se omiten, todo lo que necesito es que la esencia o el sentimiento general de un libro permanezca intacto durante la transición. Si una película puede tener éxito en la transferencia de personajes de la página a la pantalla, sin sacrificar la calidad de la historia por el tiempo de ejecución, entonces es una gran adaptación.

The Hating Game se las arregla para encajar casi todos los momentos importantes del libro en el guión y, sin embargo, nunca se siente como si la historia se precipitara de un evento a otro. Todavía hay momentos que ralentizan todo y ofrecen al público la oportunidad de respirar y sentir lo que sucede en la pantalla.

Algunos puntos de la trama se movieron y se mezclaron con otros momentos. Algunos fueron acortados a solo una mera mención. Algunos fueron descartados por completo. Y esto está bien. La historia en la pantalla todavía tiene las mismas capas y se desarrolla como la historia en papel. Pasamos una hora y cuarenta minutos con estos personajes y se presentan con éxito como personas completamente desarrolladas con defectos, equipaje y traumas sin procesar. Todavía es posible vernos en ellos y empatizar.

Dos actores en estado de gracia

La química entre Lucy y Joshua ciertamente ayuda, ya que refleja un vínculo natural en la vida real entre los actores Lucy Hale y Austin Stowell.

Tal como he mencionado, hay dos cosas que sostienen la película: los audaces diálogos entre los protagonistas y el buen ritmo y, obviamente, la química entre los actores.

Hale y Stowell hacen un gran trabajo siendo Lucy y Joshua respectivamente. Les creemos cuando se odian. Y cuando ese odio se convierte en deseo, también lo creemos. Y cuando las cosas se vuelven tiernas y sinceras, ya no necesitamos que nos convenzan. He presentado estas emociones en etapas, pero en realidad suceden dentro de la película todas a la vez. Haciendo que la experiencia visual sea bastante agradable mientras trabajamos para descifrar cualquier modo de contacto que tengan.

The Hating Game es solo una comedia romántica alegre que rezuma encanto. Nunca intenta ser más que la suma de sus partes.

La película está disponible en Apple TV.

NM
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos nuevos

Las arañas más venenosas del mundo

Estaría bien si clasificar a las arañas como las diez más bonitas del mundo o las cinco mejores, pero...

Reseña: Conversations with friends – Sally Rooney y los peligros de la juventud

Hace dos años se estrenó la maravillosa Normal People, convirtiéndose en el éxito televisivo de 2020. Debido a la...

Crítica C’Mon C’Mon. Siempre Adelante – Mike Mills y su disección familiar

Personalmente encuentro a Mike Mills como uno de los cineastas más interesantes en el panorama actual. Su cine, netamente independiente...