Como se dio a conocer, el miércoles por la madrugada fue eliminado de tajo el requerimiento de la sociedad civil de seguir fomentando el enriquecimiento de ratas políticas y de ser totalmente transparente con los recursos públicos sea de la índole que sea, las mismas leyes aprobadas por el Senado de la República, fueron aprobadas el día de ayer vía “fast track” y por unanimidad por la Cámara de Diputados en un hecho inconcebible y lleno de estupidez.

Pero en el escarnio de revisión de estas leyes salen a relucir no tonterías, porque creo que ni a eso llegan, hasta pareciera que fueron hechas drogados, alcoholizados o que se yo, dentro de su brillantez existe la petición de que ELLOS servidores públicos que hacen uso indiscriminado de los recursos públicos no tienen ni el deber, ni la obligación de presentar absolutamente NADA que atente contra su propia seguridad ¿? ¿De qué hablan?, ¿a qué se refieren?, el que nada debe nada teme o ¿acaso todavía podría sorprendernos más de la cantidad de desvío y fortunas amasadas a través del uso de recursos público?

Pero esto no es lo peor, dentro de los apartados se indica que cualquier persona física o moral que sea beneficiaria de recursos públicos (sobreentiendo que se encuentran programas de Prospera, Concacyt, Becas, etc., porque no dice lo contrario), deberá presentar las 3 declaraciones a que tanto se ha hecho referencia durante todo este tiempo, es decir, todas las comunidades y los estudiantes deberán prepararse para hacer sus declaraciones pffff.

Qué bueno que se haya incluido a las empresas que sean beneficiarias de contratos, porque finalmente son recursos públicos, pero no se supone que todos conocemos los números de las empresas (al menos las grandes) de manera mensual, trimestral y anual o también harán trabajar a las empresas fantasmas (dixit Javier Duarte, por cierto ¿y qué ha pasado?, ¿ya se olvidó?) ¿Específicamente a que se refieren?, recordar que el mal de las empresas es otro, y tiene que ver con darle el “moche” a los que están a cargo de la licitación, pero que finalmente los recursos se utilizan para su fin.

Y siguiendo con las grandiosas personas que están en esos recintos maravillosos, aún no puedo entender cómo es que pueden congratularse con seguir haciendo lo que se les venga en gana, pero no sólo ellos, existen pseudo-periodistas como Ricardo Raphael de El Universal que indica que la sociedad peca de vanidad por no “conformarse” con lo que “aportaron” los “aclamados representantes” al dar siempre un poco más, tal y como lo dijo Gamboa Patrón “que no te engañen está totalmente aprobado de acuerdo a lo dictado por la sociedad”.

Ante la corrupción vinculada pareciera que no hay nada que hacer, pero creo que aún la sociedad puede echar abajo esta “ayuda” de los representantes, no podemos dejar que siga fluyendo y pasando las cosas como si no pasara nada y como si todo fuera de lo más normal del mundo.

Peculiaridad

Y para acabar con broche de oro la semana y porque no seguir hablando de supongo las “excelentes decisiones” de un puñado de rateros, quedo aniquilada también la reforma referente al mando único policial, y se seguirán quedando las policías municipales que tan mala calificación y estima tienen a lo largo y ancho del país, y lo más preocupante que secreto a voces, están en la nómina de la delincuencia y al servicio de la delincuencia… sin comentarios.

Comenta en el recuadro