Así que ¿estás sufriendo del llamado “síndrome del corazón roto”? Pues antes que nada déjame decirte que te asimilo y te comprendo. El término de una relación puede ser algo fuerte y decepcionante pero como todo en la vida, llena de experiencia y abre la puerta a nuevos retos.

Claro, esto no llega sin antes pasar por el largo camino de llanto y montañas de pañuelos acompañados de películas de amor y helado. El despedirse de una relación larga siempre llena de angustia e incertidumbre, el miedo a “volver al ruedo,” a salir al mundo y volver al juego de las citas. Y bueno no importa cuántas relaciones terminen y con cuantos hayas salido, el terminar siempre duele.

La duda es ¿cómo reponerse? Pues bien bebé, vamos paso a paso y en este caso daremos 5 básicos para levantar la frente después de terminar esa relación que dabas por buena y de que el príncipe azul volviera a ser sólo un sapo verde.

Paso 1. Déjalo salir. Siéntete libre de llorar, de sentirte mal, de no bañarte por una semana (esperemos que no), de ver El Diario de Bridget Jones mil veces, comer 3 botes de helado y beber vino como si no hubiese un mañana. Claro, vas a querer quemar todas sus fotos, comprenderás a Taylor Swift, vas a romper todas las cartas y maldecirás el día en que se conocieron. Lo normal, pero recuerda que entre más pronto te levantes y te arregles podrás regresar a pescar ese mar de peces, comer papitas no te llevará a ningún lado.

Paso 2. Mantente ocupada. Ok, ¿ya terminaste de llorarle? Ahora avancemos, es hora de hacerles caso a tus amigas y salir, ver el mundo y continuar la vida. Te juro que no se acabó el mundo ni los zombis atacaron solo porque él se fue, sal de fiesta, toma clases, lo que sea pero que te haga sentirte productiva, es más si te quieres ir de misionera a la Sierra de Jijilpisco pues, ¡vete! Eso es mejor que encerrarte a seguir lamentándote por alguien que seguro ya regreso al mercado y trae alguien nuevo.

Paso 3. Deja de recordarlo. Eso de estarle dando vueltas y vueltas a lo mismo en tu cabeza no va a llevarte a nada bueno. No dudo que fue maravilloso, que se la pasaron increíble en esos meses o años de relación pero ¡YA FUE! No volverá a pasar y es hora de enterrar eso, tomar lo bueno y continuar tu camino.  Estar torturándote con fotos de ambos no va a hacer que mágicamente regresen o que se arrepienta de ser un patán tarado o que deje a esa otra mujer o que te perdone por haberla regado o que se olvide de sea cual sea la razón por la que terminaron. No bebé. Ya lo pasado pasado, a otra cosa mariposa y dejemos los recuerdos donde están, en el maravilloso cofre de las memorias. Estar apretándole el botón de Replay al DVD mental no va a servir de nada más que para regresar al punto número 1. No vas a poder cambiar lo que pasó, lo mejor es aprender de esos errores, guardar lo bonito e intentar bloquear esas ventanitas mentales que aparecen cuando ves el lugar donde tuvieron su primera cita o esa película que te lo recuerda y sobreescribir nuevas historias.

Paso 4. Haz una lista.Seguramente esa persona no es tan maravillosa como crees en este momento, acuérdate que el amor ciega y hace que no notes los defectos que tiene, empieza poco a poco a pensar que cosas te irritaban de tu ex, el cómo comía con la boca abierta, como nunca te abría la puerta del carro, cómo se aprovechaba de tu amor para que le compraras cosas. Esa manía de tronarse los dedos y eructar después de comer, el cómo no utilizaba servilleta hasta que estaba todo embarrado, su tendencia a resaltar tus defectos frente a sus amigos, el cómo te ignoraba cuando estaba con sus amigos y nunca te daba tu lugar. ¿Ya están apareciendo sus defectos? Bien, esa es una excelente señal porque todo es color rosa cuando uno se enamora y realmente nunca nos detenemos a pensar en eso que nos molesta, es más, lo pasamos por alto porque engrandecemos las cualidades. Termina tu lista y al lado enlista lo que buscas en un chico, compara con lo anterior, te darás cuenta que tu ex realmente nunca fue lo que buscabas, merecías y necesitabas, por algo no llegó contigo al final del camino.

Paso 5. Visualización. Casi estamos listas para una nueva relación, no digo que haya prisa, es más, recomiendo que tomes todo con calma y des tiempo al tiempo, pero podemos decretar. Visualiza lo que necesitas, lo que quieres de una relación y déjale al universo la tarea de que ese hilo rojo que te une a tu alma gemela se acorte pronto para que llegue a ti cuando estés más preparada. Recuerda que esto no es más que un mal trago y una experiencia más que te servirá para que ese príncipe llegue cuando lo puedas valorar, si no pasas por el camino empedrado ¿cómo vas a apreciar el arcoíris que aparece al final de la tormenta?

Tips extra:

Nunca estás sola, no lo olvides que sin importar que te sientas como Stitch en esa escena donde se va al bosque a buscar a su familia con el libro del Patito Feo. Recuerda que nadie se muere por una decepción de amor.

En mi experiencia, la realidad es que no te duele él, te duelen los recuerdos, te duele el perder la ilusión de amar y ser amada, esa necesidad de todos los seres humanos de sentirnos acreedores del cariño de alguien más. El problema principal es que asocias ese amor con la persona incorrecta y con todo lo que vivieron. Pero no es él, hay alguien más que muere por darte el amor que mereces.

Por último, recuerda que si él te rompió el corazón definitivamente no es la persona para ti. ¿Cierto?

Comenta en el recuadro