Hace cinco meses se eligió el nuevo Papa, Jorge Mario Bergoglio, Francisco I, todo un ‘rockstar’.

Con el nuevo Papa todos estamos a la expectativa de lo que pueda lograr, tras un fracaso (a mi parecer) del anterior papado, con muchos escándalos; entre otros, casos de espionaje. El nuevo Papa, quien se hizo llamar Francisco, según dicen, es un hombre de armas tomar, decidido y radical; aunque también carismático y por lo tanto amado por la gente.

Un hombre que despierta odios y amores, y que nos recuerda mucho al Papa Juan Pablo II, todos queremos saber si con este nuevo Papa la iglesia católica va a recuperar los muchos feligreses que perdieron con el Papa Benedicto XVI, que viejo y con mal aspecto no generaba la confianza que todos pedían.

El Papa Francisco ahora en el ‘rockstar’ de los católicos, a donde quiera que vaya de visita, hay vuelco total y genera en la población grandes movilizaciones, lo vimos en Brasil, estuvo allí una semana y desde su llegada, hasta su retiro, las cámaras del mundo entero estuvieron al pendiente de cada movimiento, si saludaba a un niño que se subió al papamóvil, que se sonaba los mocos en plena audiencia, en fin, por cualquier motivo Francisco es noticia.

Ahora hablemos de la ‘iglesia pobre’ que quiere Francisco, está bien, cuando fue nombrado Papa no quiso recibir la cruz de madera que por tradición todos los Papas habían usado, y con una vestimenta mucho más informal; desde entonces empezó a ser noticia, todos empezamos a creer en el cambio de pensamiento y de actitud, una iglesia más humilde y formal, que despertó cambios en muchos ámbitos, en Colombia fue noticia un Sacerdote que vendió de la ciudad de Santa Marta vendió su auto, un lujoso Mercedez Benz E200 para mostrar ´humildad´ a sus feligreses, lo que no sabemos es qué hizo con el dinero fruto de esta venta, especulando digo que compraría algo mucho más sencillo o mucho más fácil de ocultar, digamos una finca o un reloj, no sé pero si de verdad quería mostrar su ‘humildad’ debió ser noticia también lo que haya hecho con ese dinero, pero no solamente ha causado este efecto en la iglesia católica, también se leyó la noticia de que un pastor de otra religión vendió su Ferrari; a lo mejor no se quería quedar atrás.

Sea como sea, hasta el momento la única iglesia pobre que veo es la que con sus actos hace el Papa Francisco, en mi ciudad, veo a los sacerdotes paseando por ahí en camperos y camionetas, usando celulares de última tecnología y relojes finos. Hace poco una familiar tuvo un accidente de tránsito con un sacerdote, la culpa fue de ella y quiso arreglar las cosas con el cura, pero éste dijo que la camioneta con solo tres meses de uso, no tenía seguro y que solo la mandaba a reparar al concesionario donde la compró, claro allí el arreglo cuesta más del doble que en un lugar normal, no voy a decir que el cura, por ser cura, debía ceder a las peticiones de ella, pero en ese momento no se mostró nada flexible.

Otro tema controversial en la iglesia católica es la pederastia, muchos casos que según la prensa internacional fueron pasados por alto y perdonados por el anterior Papa, es algo de lo que muchos tenemos entre ojos y, sin mentirnos y para saciar mi morbo personal, quiero ver condenas y castigos ejemplares a sacerdotes pedófilos.

¿Será Francisco quien consiga acabar con la mafia católica? La respuesta solo vendrá con el tiempo, lo que es seguro es que Pacho es el nuevo ‘rockstar’.

 

Comenta en el recuadro