Mente positiva

Una imagen o una idea positiva de la cosas nos puede ayudar a trazar mejores objetivos ya sean personales o laborales y hace que sea más fácil cumplirlas, tanto si se trata de metas a cumplir diariamente o metas a mediano y largo plazo.

Cuando estamos en un estado positivo la química cerebral cambia, dando empuje a aquellos neurotransmisores relacionados con el éxito, poniéndonos en una posición de triunfo, en contraparte con la actitud negativa que encamina a la derrota a fallar, lo que nos hunde en un estado de sumisión o tristeza. Esto va de la mano con la reacción de lucha o huida que el cerebro y el cuerpo presentan ante determinadas situaciones.

¿Cómo fomentar la mentalidad positiva?

Aquí tienes 4 formas sencillas y básicas, algunas de uso diario que te ayudarán a fomentar la mentalidad positiva:

1. Inicia tu día de forma positiva

Normalmente al llegar al trabajo lo primero que hacemos es revisar el correo para buscar los pendientes y las cosas que hay que resolver, los cuales normalmente tienen una connotación negativa o de estrés, para contrarrestar esto, lo mejor es iniciar el día escribiendo de forma positiva un correo a un compañero, a un cliente o amigo, así evitarás que tu día inicie amenazado. De igual forma puedes iniciar revisando tus redes sociales, leyendo algún chiste o escuchando esamúsica que sabes que te pone de buen humor.

2. Cumplir los objetivos más sencillos

Cuando tenemos objetivos por cumplir, ya sean personales o laborales lo más recomendable es empezar por aquellos que son más fácil de lograr, así al final del día o de la semana tendremos la satisfacción de haber tenido algunos logros que nos van a motivar a seguir con los más complejos, ya que algunos nos pueden tomar mucho tiempo y requieren mucho esfuerzo y podemos declinar en el camino. En lo laboral para cerrar algunos objetivos basta con alguna llamad o un email para cerrar ciertos pendientes y seguir adelante.

3. Usa un lenguaje positivo al establecer un cambio de rutinas

Al trazar ciertas metas, nos enfocamos en “eliminar lo negativo” pero muchas veces no buscamos un substituto a eso que vamos a eliminar, siempre hay que buscar lo positivo, por ejemplo si queremos dejar de comer esos pastelillos de la máquina de snack normalmente pondríamos como meta “Dejar de comer pastelillo” eso por si sólo ya suena difícil porque los pastelillos son deliciosos y estamos enfocando la atención en lo negativo: dejar de comer, en todo caso, lo que hay que hacer es trazar una meta más positiva: “llevar a la oficina un snack saludable”, cambiar el lenguaje de negativo a positivo.

4. Busca hábitos positivos

Establece actividades o hábitos positivos en tu rutina diaria, algunos de ellos que puedes implementar y que pueden ser efectivos incluyen: escribir alguno que te permita relajarte, una historia un poema, leer algún texto cómico o tranquilo, hacer algo de ejercicio, con una caminata de 20 o 30 minutos obtienes excelentes resultados, entre otros que sientas que te ayudan a relajarte.

La gente continuamente dice que la motivación no perdura. Bueno, tampoco un baño. Por eso recomiendo hacer ambas todos los días“.

–  Hilary Hinton “Zig” Ziglar

Por: Josué González

Twitter: @joss_gonzalez

Comenta en el recuadro