Making a Murderer es una nueva serie documental de Netflix, creada por Laura Ricciardi y Moira Demos, quienes previamente habían presentado este proyecto que les tomó 10 años completar a las cadenas televisivas HBO y PBS, ambas lo rechazaron y terminó pasando a manos de Netflix. Dada la necesidad que tiene HBO actualmente de lanzar un nuevo éxito televisivo, probablemente en este momento luego de la buena acogida que consiguió Making a Murderer, se estén lamentando grandemente.

Desde su relativamente reciente estreno en Enero de 2016, ya ha dado mucho de qué hablar. Celebridades como Alec Baldwin y Kim Kardashian han manifestado que están enganchados con la serie, e incluso Obama tuvo que dar algunos comentarios al respecto.

En 2005, luego de leer un artículo relacionado con el caso que expone la serie, Ricciardi y Demos decidieron tomar una cámara y seguir ese caso. Making a Murderer al ser una serie documental, todo lo que vemos en pantalla no es más que la pura realidad, nada de actores ni diálogos memorizados. Esta reveladora propuesta destapa una historia que muchos desconocíamos.

making-a-murderer
Making a Murderer

¿DE QUÉ TRATA MAKING A MURDERER?

Making a Murderer trata principalmente sobre Steven Avery, un habitante del condado de Manitowoc a quien una mujer reconoció como su violador  y con la ineludible garantía de la policía del distrito, Steven fue condenado en 1985 con el cargo de violación, declarándose a sí mismo inocente y pasando 18 años en la cárcel, hasta que en 2003, con el avance de la tecnología y el descubrimiento del ADN, se realizó una nueva prueba que involucró a otro hombre y atribuyéndole instantáneamente la agresión sexual por la que otra persona fue injustamente presa. Steven Avery por fin pudo probar su inocencia y salir de la prisión que lo retuvo por una violación que nunca cometió.

La familia Avery trató de retomar esos 18 años perdidos mientras que se encargaban de pedir justicia al presentar una demanda civil por $36 millones de dólares al Departamento de Policía correspondiente y a los respectivos funcionarios que se encargaron del caso, y que evidentemente sepultaron el profesionalismo y la ética al cometer graves fallas con el caso, haya sido por capricho o no. Poco después de tratar de demostrar la infalible corrupción dentro de la policía de Manitowoc, en Noviembre de 2003, Teresa Halbach (una habitante de allí) es reportada desaparecida, y tras algunos días de que su familia y conocidos buscaran alguna pista de su paradero, la camioneta de Halbach misteriosamente no aparece en otro lugar que en la propiedad de Steven Avery, convirtiéndose en el principal prospecto para encarcelar nuevamente.

Acusado una vez más, ahora con 3 cargos encima, por homicidio, agresión sexual, y mutilación, Steven Avery debe probar una vez más que es inocente, según lo que él mismo dicta. Pero es involucrado además, Brendan Dassey, su sobrino de 16 años que confiesa haber participado junto a Steven en el asesinato, la violación, y la desmembración del cadáver de Teresa.

Steven Avery
Steven Avery

RESEÑA de Making a Murderer

La serie deja varias interrogantes por los momentos imposibles de contestar con verdadera seguridad, ya que actualmente, luego de la sentencia, aún en el año presente se desconoce qué sucedió exactamente con Teresa Halbach. En torno al tema rondan varias teorías en Internet, muchos prefieren creer que quién realmente  asesinó a Teresa fue uno de sus hermanos, Mike Halbach; otros creen fervientemente que se trata de un complot de la policía por ensuciar el nombre de los Avery y restituir su poder en la comunidad; hablan de su ex novio y un posible caso de acoso, otras teorías culpan al hermano de Brendan, Bobby Dassey y su padrastro, quienes testifican en contra de su familia; y otros simplemente concuerdan con la decisión del jurado; la madre de Steven Avery incluso dice que Teresa posiblemente hasta siga viva… pero entonces, ¿qué pasó con Teresa Halbach? ¿Realmente la policía plantó pruebas para encerrar a Steven Avery? Interrogantes que tal vez jamás podamos responder con claridad.

Making a Murderer es una excelente propuesta que cuenta una historia de la vida real muy interesante, que de cualquier forma vale la pena ver. Pero lo cierto es que empieza con mucho poder, hasta que poco a poco va perdiendo el nivel que traía, pecando de repetitiva y volviéndose cansina desde aproximadamente su 6to episodio.

La serie a veces también peca un poco con la parcialidad, yéndose muy del lado de Steven, porque si bien se encarga de dejar muy bien evidenciada la innegable corrupción interna del departamento de policía, al ser un caso tan polémico y muy poco aclarado, se convierte en un tema bastante delicado. En ocasiones hacen ver algunos comportamientos muy inadecuados de Steven como algo tonto y sin verdadera importancia, tomando como primer ejemplo lo que el propio Steven Avery afirmó, el haber cubierto de gasolina el gato de su familia para luego lanzarlo a las llamas, o las amenazadoras y terribles cartas que le enviaba a su ex esposa desde la cárcel en cuanto esta le advirtió que se iría con sus hijos, o cuando apuntó a su prima con una pistola en la cabeza por difamar su imagen al esparcir una cantidad de supuestos falsos rumores sobre Steven y una serie de conductas sexuales públicamente inapropiadas…

Pero entonces, ¿a quién creer? No olvidemos tampoco lo que recalca uno de los abogados defensores: En Estados Unidos –y muchos países del mundo, por no decir todos- cuando una persona es acusada de un crimen, aparte de automáticamente manchar la integridad de esta, muchas veces el sistema judicial se enfoca en señalar un culpable y demostrar la presunta culpabilidad del acusado, ganando el caso a como dé lugar, más que de hacer justicia. Tal y como sucedió la primera vez que Steven fue encarcelado por un crimen del que resultó inocente.

Pero… ¿Realmente esta vez Steven Avery es inocente con respecto al asesinato de Teresa Halbach? O tal vez por el error cometido por la policía anteriormente ¿pensó que se aseguraba un pase libre de la cárcel? Si Steven es inocente… ¿entonces quién mató a Teresa? Y si es culpable… ¿de verdad su sobrino tuvo algo que ver? ¿Por qué la  policía no investigó más a los familiares y conocidos cercanos de Teresa? Incógnitas y más incógnitas que hasta los momentos continúan sin respuesta.

Lo interesante es que a pesar de tener la apelación negada, actualmente Steven Avery sigue trabajando en su caso y con más ganas que nunca de probar su inocencia, lo que significa que Making a Murderer posiblemente regrese con una 2da temporada, de la que se dice, ya están trabajando en ella. Esperemos que sí, y que al menos podamos contestarnos dos o tres de las tantas interrogantes que quedaron sobre la mesa.

Hasta ahora Making a Murderer es una serie que destapa los aspectos más oscuros de la policía. Una historia real que vale la pena conocer y que evidencia que definitivamente a veces “la justicia” no es tan justa como parece.

Trailer Making a Murderer

Comenta en el recuadro