El pasado 22 de mayo se estrenó en todas las salas de cines del país una nueva entrega de películas de superhéroes de Marvel, en este caso, de los famosos mutantes de la Escuela Xavier para Jóvenes con Talentos; X-Men: Days of Future Past.

La película, cuyo nombre hace alusión a una de las mejores y más recordadas historias de los cómics, si bien dista mucho de ser una adaptación fiel al impreso, fue una grata sorpresa para mí y otros que, como yo, no le teníamos mucha confianza al cambio de dirección ni a la inclusión del antiguo reparto en una película que decía pertenecer a la saga más reciente, es decir, ser una secuela de X-Men: First Class.

Advertencia: Después de este aviso podrían haber (seguramente así será) spoilers sobre la trama y contenido de la película X-Men: Days of Future Past. Continúen leyendo bajo su propio riesgo.

Empecemos por la idea general: Los mutantes están al borde de la extinción. Han sido cazados y aniquilados por máquinas llamadas Centinelas que se adaptan a sus mutaciones para someterlos y destruirlos. No hay forma de cambiarlo… a menos que regresen en el tiempo adonde todo comenzó.

La película comienza con una de las mejores escenas de acción y pelea entre mutantes y Centinelas. En ella podemos ver a Kitty Pryde, Iceman y Colossus de la primera trilogía de X-Men, acompañados de los nuevos personajes Blink, Bishop, Sunspot y Warpath. Al concluir esta batalla, podemos reencontrarnos con Storm, Magneto, el Profesor Xavier y, de nueva cuenta, con Wolverine.

Quienes estén familiarizados con la historia original, la de los cómics, podrían sentirse molestos ante la exclusión de Rachel o la aparición de Bishop e incluso de Wolverine (si no han leído la versión del cómic, pueden conseguir el Monster Edition de Days of Future Past publicado por Marvel Cómics México en cualquier puesto de periódicos o supermercado).

Sin embargo, ver a los jóvenes Xavier, Magneto, Beast y Mystique, nos recalcan que no estamos viendo una película de la saga anterior, sino algo completamente nuevo. Además de que podemos ver a mutantes como Havok, que regresa a la pantalla, y otros que volvieron en una nueva versión como Toad.

Bolivar Trask, a quienes muchos reconocerán más bien como Tyrion Lannister de Game of Thrones, es el personaje clave para que la guerra antimutante comience. Un pequeño ser con complejo napoleónico que dice admirar a los mutantes, pero no por eso deja de considerarlos una amenaza. Sin saberlo, será responsable de un genocidio global.

Una película que combina tan bien diversos géneros como lo es el cine de superhéroes, la acción, ciencia ficción e incluso drama, es lo que pueden encontrar en X-Men: Días del Futuro Pasado. La inclusión de personajes como Quicksilver (personaje que tendrá su propia versión en Avengers: Age of Ultron), fue un acierto inmenso, sobre todo por el manejo que tuvo.

Lo cierto es que, con todas las libertades tomadas, esta película cumple perfectamente tanto para introducir los viajes en el tiempo, nuevos personajes, unir a los dos universos X-Men que existían, pero sobre todo, abre la puerta a arreglar la línea temporal de la franquicia. Esto me hace pensar que la siguiente película programada, X-Men: Apocalypse, podría ser aún mejor que esta. Y la espero con ansias.

Y, si hiciera falta repetirlo: Quédense después de los créditos. Si no entienden la escena final, quizá sea hora de empezar a leer más cómics.

1 Comentario

Comenta en el recuadro