Para nadie es secreto es la iniciativa de reforma en telecomunicaciones promovida por el presidente de este país.

Ha estado o estuvo en las noticias durante un mes y un poco más. Que si la aprueban, que si es buena, que si es un cambio, que si tiene limitantes, que si beneficia a uno y perjudica a otros, etc. Pero durante más de 30 días la mayoría de los mexicanos con acceso a medios de difusión masiva (radio, televisión, prensa, internet) fueron bombardeados con esa noticia. [si estás leyendo esto y no sabes exactamente qué es o en qué consiste la reforma aquí te pongo el documento final.]

Sin embargo; lejos de dar una opinión acerca de este documento o hacer un análisis profundo de los pros y contras, se hará una fusión de hechos que han ocurrido en los últimos 11-12 meses y tienen un peso específico en una noticia relevante de hace unas semanas.

En Mayo-Junio del 2012 el equipo León FC obtuvo el ascenso al máximo circuito del fútbol mexicano tras vencer a los Correcaminos de Tamaulipas (UAT). De esta manera se convertiría en el “reemplazo” del equipo Estudiantes Tecos de la UAG que descenderían ese mismo año. Los partidos como local de este último equipo mencionado eran transmitidos por TV Azteca. Los que son aficionados al futbol saben que los 18 equipos de primera división dividen las transmisiones de sus partidos entre las dos televisoras del país. De tal manera que Televisa posee los derechos de 10 de ellos y TV Azteca de 8. Cada vez que asciende y desciende un equipo se sobreentiende que el equipo que asciende transmitirá sus partidos con la televisora que los hacía el que descendió para no monopolizar el deporte y así el aficionado que no puede asistir al estadio disfrute de la transmisión desde la comodidad de su casa, restaurante, bar o lugar preferido.

Pero algo sucedió entre el club recién ascendido y la televisora del Ajusco. Cuando el pensamiento más común era la transmisión de los partidos por la segunda televisora más grande a nivel nacional, las partes administrativas no llegaron a un acuerdo económico mutuo y rompieron relación. La reacción no se hizo esperar y algunos aficionados empezaban a reclamar el no poder ver los partidos cuando antes lo hacían por televisión de paga a través de la cadena Fox Sports. Sin arriesgar mucho y ceder a las exigencias de la televisora, el club decidió transmitir los partidos gratuitamente por internet. Similar a lo que pasó en 2009 con Monterrey y Televisa.

No pasaron 3 jornadas de la Liga MX y Grupo Carso anunció la compra del 30% de Grupo Pachuca, lo cual incluye a los equipos León y Pachuca de primera división, Estudiantes Tecos UAG de la Liga de Ascenso, el salón de la fama en México y la universidad de fútbol. De esta manera el Ing. Carlos Slim aseguraba un negocio a futuro. Pasaron 2 días de esta noticia y el club de Guanajuato informó que volvería a transmitir sus partidos de local por la cadena Fox Sports y por la página de mediotiempo.com en internet.

Para todos es sabido que el mexicano más rico del mundo lleva tiempo pidiendo la licitación para poder tener un canal de televisión a nivel nacional y ofrecer el famosos “triple-play”: telefonía, internet y televisión. Pero el mismo número de veces se le ha negado tal permiso.

Con influencia en 3 equipos del máximo circuito futbolístico; León, Pachuca y Pumas (por ser parte del patronato del Club) volvía poner el dedo sobre el renglón para obtener su canal de televisión. Ya que de lograrlo, podría transmitir los partidos de estos 3 equipos, entre otros deportes pero siendo ese su argumento más poderoso.

La noticia de la compra realizada por Grupo Carso y la transmisión de los partidos del equipo esmeralda sólo se dieron a conocer en portales deportivos de internet y en algunos periódicos. Las televisoras no lo comentaron siquiera para criticar tal decisión. Las televisoras nunca han querido más competencia en la televisión abierta. Si bien existe OnceTV y Canal 28 CadenaTres no suponen rivales para ese duopolio dueño de la información y del futbol nacional.

Llegó el cambio de presidente en el Estado Mexicano y las iniciativas de reforma no se hicieron esperar. Una de ellas la que es el trasfondo de toda esta sucesión de hechos que describo. Esta reforma propone otorgar una nueva concesión televisiva para abrir la competencia, tener más y mejores contenidos; entre otras cosas.

Palabras mágicas y encantadoras para el oído del Ing. Slim. Sin embargo todo el proceso legal y burocrático tan eficiente y libre de corruptelas parecía negarle de nueva cuenta tal concesión, cosa que seguramente hizo enfadar tanto al magnate mexicano que decidió comprar con 3 años de antelación los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos de Río 2016 para el verano y Rusia 2016 para el invierno. Esto sucedió el 21 de marzo del año en curso mediante la empresa América Móvil. La noticia pareciera no ser tan relevante per se, pero cuando se da a conocer que la compra fue para trasmitir las justas olímpicas de manera EXCLUSIVA para latinoamérica (excepto Brasil en Río 2016) tiene una magnitud mayor.

Puede que sea una acción meramente empresarial y se dedique a revender los derechos a otras televisoras del continente para recuperar la inversión. Pero si así fuera ¿Por qué días después compraría una productora de TV con sede en Nueva York? ¿Por qué se encontraba negociando con Jorge Vergara para adquirir al Club Guadalajara y Chivas USA? ¿Sólo negocios? Para nada.

stick

Todas estas acciones, compras o intento de compras son una inversión para asegurar hacerse de la concesión televisiva que otorgará el actual gobierno. ¿Por qué? Si bien UNOtv.com transmitió de manera gratuita y por internet los pasados Juegos Olímpicos de Londres, tener exclusivamente los derechos para el próximo evento de este tipo es uno de los argumentos perfectos y más sólidos para, con la mano en la cintura decir “Si no me dan la concesión los dejo sin JJOO y sin algunos partidos de futbol” a sabiendas de la idiosincracia del mexicano y ese fanatismo ocasional, o mejor dicho, oportunista de ciertos eventos deportivos, sería incómodo o raro no ver en vivo un evento tan importante a nivel mundial como lo es la justa olímpica.

Habrá quien diga que algunos medios extranjeros trasmitirán los juegos por internet y los verán en sus computadoras, están en su derecho, sin embargo serán los menos sin mencionar que no es lo mismo ver equis deporte en un espacio visual de 15 pulgadas que en uno de 40 u 80, aunado a esto habría que agregar las pérdidas económicas que tendrán los lugares públicos como bares y restaurantes que normalmente ofrecen ver los deportes mientras bebes, comes o convives.

No se trata de defender a Slim ni de atacar al gobierno o a las televisoras, sólo se explican los hechos ocurridos en determinado orden y se teoriza sobre ciertos futuros posibles no concretos.

Continuando con la cronología de eventos, las noticias de la compra de los derechos de transmisión de los JJOO y la productora neoyorquina pasaron nuevamente desapercibidas en las televisoras del país. Ninguno de los que se conocen como “voces autorizadas” o de importancia/respeto en los espacios deportivos de cada una de ellas respondieron comentarios en redes sociales y en sus programas prefirieron hablar del partido de la selección mexicana de futbol ante su similar de Honduras el día 22 de marzo.

Han pasado algunos meses y todo esto que les menciono puede parecer viejo, más cuando los dirigentes de la Federacion Mexicana de Futbol y el presidente de la Liga MX han decretado que la multipropiedad de equipos en primera división debe terminar en 5 años como máximo. Además en este momento futbolísticamente hablando importa más el resultado de los partidos eliminatorios de México para el mundial de Brasil 2014, la llegada de Mourinho al Chelsea, de Neymar al Barça, la Copa Confederaciones, el pleito entre la FEMEXFUT y el Mallorca de España, el campeonato del América, el DraftMX, si “Chicharito” llega al Madrid o se queda en Manchester, etc. Y políticamente importa más el escándalo de Andrés Granier, los 12 desaparecido en la Zona Rosa, el reclamo de Maritza Díaz al Presidente para hacerse cargo de su hijo.

En cuanto a la reforma como tal, sólo faltan unos pequeños detalles como la fecha en la cual entra en vigor, quién tendrá la nueva concesión en tv,  entre otras cosas.

De no otorgarle la concesión a Slim lo que ocurriría (fuera de no ver los JJOO por televisión abierta) sería una clara contradicción al principio de competitividad y transparencia que fomenta la reforma. Una vieja práctica priista y malinchista… “cuando otro pueda triunfar hay que evitarlo y hacerlo caer…” Probablemente el que obtenga la concesión [si no es Slim] sea un títere de las televisoras o del gobierno actual, todo con tal de no perder el dominio y el poder de la información, los medios y sobre todo, el pueblo mexicano.

Para cerrar les dejo la siguiente reflexión:

Podremos quejarnos sobre los cobros indebidos o excesivos, las fallas en el servicio en sus empresas, la paradoja que resulta la riqueza de Carlos Slim y la pobreza de 60 millones de mexicanos, pero hay algo que se debe de reconocer y admirar: la visión/habilidad que tiene el ingeniero para hacer negocios y empresas exitosas.

Comprar los derechos de transmisión 3 años antes y de manera exclusiva para transmitir a toda Latinoamérica (excepto Brasil) es el golpe final para derrocar y partir a un duopolio televisivo que como ya he dicho antes, se mostraba omnipotente, invencible y duradero… hasta hace un par de meses.

Seguramente Televisa y TV Azteca trataran de negociar y recomprar los derechos de transmisión para poder mandar a sus especialistas y comediantes para y así dar “variedad” y otro tipo de contenido para el mexicano.

No se sabe si AMovil revenderá los derechos, a quién y por qué cantidad. Lo único que es seguro es que el mexicano más rico del mundo atestó un golpe letal a sus eternos rivales y se prepara para alzarse con la victoria al obtener su canal de televisión abierta después de tantas negativas.

Y pensar que todo esto comenzó el día que decidió formar parte del patronato del Club Universidad Nacional A.C. …

Hasta pronto.

COMPARTE en:
Comunicólogo. Pocos como yo. (En todos los sentidos) La razón sobre el sentimiento. Algunos dicen que me gusta ser tan exacto que debí haber sido ingeniero o médico. Pero amo mi carrera y lo que hago, no lo cambiaría ni en un millón de vidas.

1 Comentario

Comenta en el recuadro