Vivimos tiempos violentos, es imposible negarlo, desde los hechos cotidianos que vemos al caminar por la calle o en los noticieros: robos, secuestros, ejecuciones, sangre, vivimos una época donde la violencia pareciera regir o dictar hasta qué calle tomaremos para ir al trabajo.

¿Qué pasará después? ¿Regresaremos a la barbarie? ¿Seremos una sociedad anarquista? ¿O las ciudades como las conocemos desaparecerán y viviremos en comunas apartadas en playas o en el campo para preservar la vida?

El escritor David Miklos (San Antonio, Texas, 1970), nos presenta en “No tendrás rostro” (Tusquest, 2013) una visión de lo ocurre después de la gran violencia.

La historia se desarrolla alrededor del Palomar, una playa donde Blumenthal, La Rusa y Fino comparten una vida apartada de la civilización, si es que esta existe, alejados de la Ciudad, que es un lugar obscuro y ajeno a ellos ahora. Y año con año recuerdan al Suicida.

Fino y la Rusa comparten momentos de erotismo, y es el deseo de Fino contraer nupcias con ella, por lo que parte a un largo viaje rumbo a la ciudad en busca de “algo” para poder llevarlo a cabo.

En su viaje Fino descubrirá que el mundo que dejó no es mismo, al andar sobre sus pasos entrelaza su propia historia con la de un grupo de hombres que siguieron los nuevos mandamientos.

Miklos nos lleva de la mano a un tiempo donde el tiempo dejó de ser, donde la deshumanización de la sociedad generó una violencia impensable, la gran violencia.

Con una narrativa fluida y un lenguaje claro, sin florituras, esta novela nos revela que ese lugar podría ser conocido por nosotros, que ese tiempo en realidad no está tan lejano, y que la pasión y el sexo seguirán siendo el motor de muchas de nuestras acciones.

Novela breve, evita fatalismos o visiones post apocalípticas trilladas. Una lectura recomendable.

Para conocer más del autor, seguir sus publicaciones en diferentes medios o acercarte más a su obra, lo encuentras en Twitter: @dmiklos.

Comenta en el recuadro