Todas las relaciones son distintas y muchas lamentablemente llegan al punto en que son más por costumbre que por amor. Muchas veces esa costumbre de ver a alguien o salir con esa persona es mucho más poderosa que las señales de nuestro sexto sentido que nos dicen a gritos que esa relación ya no da para más, ya no jala pues. Pasamos de ese punto en que sabemos que algo no está bien, que falta algo o que algo ha desaparecido, ya no tenemos esa mirada de amor ni sentimos esas mariposas en el estomago de cuando vamos a ver a esa persona especial.

Claro, miles de cosas pasan antes de llegar al punto crucial, a la gota que derrama el vaso y nos indica que “aquí se rompió una taza y cada quien para su casa” y sé que eso de terminar con alguien nunca es sencillo porque siempre alguien sale lastimado, pero creo que es mejor eso a seguir fingiendo algo que no existe.

Sin importar el tiempo o la historia que tengas con ese alguien hay señales evidentes de que esa relación ya no es un noviazgo y decidan o no decidan quedar como amigos creo que te debes a ti y a esa persona el ser honesto (a) y quedar en buenos términos.

Estás son las señales que yo considero como el punto de alerta para terminar:

  • Hablarle o mensajearle parece obligación: Vivimos en la era de la tecnología y en un principio es increíble recibir esa llamada o mensaje de nuestra pareja, se siente esa emoción constante de ver su nombre parpadear en esa pequeña pantalla e incluso no podemos esperar para escuchar su voz o tener esas eternas conversaciones por Whatsapp. Si ha llegado el punto en que esa llamada ya la sientes obligatoria o incluso te fastidia la idea de tener que mandar ese mensaje de “buenos días” o “buenas noches” dejame decirte que ha llegado el momento de terminar. La interacción con la persona que amas debe ser porque lo deseas no porque debes de.
  • Ha dejado de ser la primer persona en la que piensas cuando te sucede algo bueno: En una relación sana y estable se comparte todo, sobretodo cuando algo que esperábamos sucede por fin ya que es la persona que nos brinda más apoyo y nos da confianza incluso cuando parece que la hemos perdido. Es por eso que cuando conseguimos esa beca, ese trabajo, ese ascenso o lo que sea somos más rápidos que una bala al llamarle para compartir las buenas nuevas. Si no sientes ese deseo de compartir tu alegría con tu pareja, algo malo está pasando, algo se ha perdido y debemos pensar si es momento de terminar esa relación.
  • Empiezan a pelear por cualquier cosa: Todas las parejas pelean, es normal, aquí el punto es buscar pelear hasta porque una mosca se ha cruzado en su camino. Empiezan peleas por cosas que normalmente no te molestarían, como si en estás fueras a encontrar el pretexto perfecto para mandarle a China sin boleto de retorno. Te irritan cosas que antes no, incluso empiezas a encontrarle más defectos, se pierde la comunicación y llega el punto en que siempre que están juntos pelean más de lo que conviven y entonces llega el momento de poner sobre la mesa el asunto de terminar.
  • No deseas tener sexo con él/ella: Por más placentero que sea, el sexo también es algo intimo y personal pues es contacto físico. Si ha llegado el punto en el que ir a la cama es más por obligación que por convicción algo anda bastante mal, pues no hay nada más deprimente que tener sexo por compromiso ya que por mucho que el otro lo disfrute no es bueno en ningún punto ser el objeto sexual de alguien por evitar problemas.
  • Fantaseas con otras personas: Ojo, no podemos apagar nuestro cerebro para evitar fantasear en como sería estar con aquel o aquel otro sujeto, porque pues siendo honestos cuando vemos alguien que nos gusta imaginamos algunas cosas, pero con medida pues si se está en una relación que nos llena sabemos que nuestra realidad es mucho mejor que la ficción. Pero de eso a estar fantaseando todo el tiempo en como sería estar con alguien más y visualizándote increíblemente feliz hay una brecha. Si has cruzado la linea de la ensoñación casual o una idea fija de que otras personas te harían más feliz entonces eso sólo demuestra lo insatisfecho que estás en tú relación actual.
  • No ves tu futuro con él/ella: La prueba más importante a mi modo de ver las cosas es imaginar tu futuro, pues este nos indica en donde estamos parados. Si realmente al ver ese previo no te ves con esta persona no hay nada que aclarar, una persona feliz y enamorada visualiza su vida compartiendo planes, metas y proyectos con el ser amado. Quizá estas en el punto en que ya no cabe dentro de tu vida y mucho menos a futuro, esa es la clara señal de que algo esta fallando.

Confía en tu voz interna, nadie sabe mejor lo que necesitas que tu mismo, cuando esa señal de alarma se activa en tu cabeza no temas herir al otro, es mucho peor seguir con algo que no tiene ni pies ni cabeza y dejar que tu pareja “se clave” más con algo que es una bomba esperando estallar. Suerte.

Comenta en el recuadro