Ok, empecemos esto para poder tener la idea de lo que estamos hablando, ¿a qué me refiero cuando digo que amas a un fantasma? Bueno a estar enamorado de la idea de algo o alguien o de un viejo amor que atormenta tu vida, es decir, amar sin conocer al 100% a esa persona sólo por hacerte una idea de como sería estar con ella, como es su risa, las charlas que sostendrían, su personalidad, sus gustos, bueno le das a esa “imagen” todo un contexto que realmente no existe.

Me refiero al llamado amor a primera vista si quieres verlo así. Primero vemos u observamos a esa persona y pues  resulta que tiene “ese no se qué que qué se yo” nos encanta, entonces empezamos a fantasear, se hace dueña de nuestros pensamientos, en otras palabras LA IDEALIZAMOS. Seamos realistas, no sabemos nada de ella, no la conocemos, por más que sea compañero (a) de trabajo o escuela, realmente si no has cruzado palabra con él/ella, todo lo que imagines ES FICCIÓN.

Hasta este punto te estás como más o menos dice la canción de LU enamorando de una idea, no de una realidad”, o coloquialmente hablando “te estás haciendo chaquetas mentales”, es como tener una musa, ese algo que te inspira pero sólo existe en tu mente, en otras palabras tienen un amor platónico.

Este amor no digo que sea enfermizo, sólo creo que es mejor enamorarte de algo palpable y real, es decir, de alguien que en verdad conozcas, con quien compartas sonrisas reales y películas los sábados por la tarde, esa persona cuya personalidad sea compatible con la tuya, en otras palabras de alguien a quien realmente conozcas.

¿Por qué? Pues porque quizá ese fantasma te estorbe más de lo que te das cuenta, ese fantasma que ronda en tu mente puede impedir que abras tu corazón a las cosas reales, a esas personas que te rodean y buscan acceder a tu corazón. Por perder tiempo con fantasías puedes perder lo que está a tu alcance. Así que mi consejo es: a menos que estés dispuesto a romper esa imagen fantasma que ronda tu mente acercándote a conocer a esa imagen que te roba el sueño y comprobar si “están hechos el uno para el otro” o no, mejor olvídalo y enfócate a lo real.

Deshazte de esos fantasmas, no vale la pena amar alguien inalcanzable, abre tus ojos, el mundo está lleno de candidatos (as) que ansían igual que tú, encontrar el amor. Suerte.

Comenta en el recuadro