Hay veces que las emociones se arremolinan todas y parecemos un torbellino arrasando hasta la tierra más firme. Que excitante es sentirte emocionado por algo que sucede alrededor, es una sensación placentera. Parece que las raíces de los nervios se erizan hasta con el más indiscreto roce del viento en los poros. Escuchas un sonido, un hálito, un hilo de voz, un roce de piel, unos labios que se juntan a los tuyos, una leve caricia, una excitante caricia, un paso que se acerca, una nota musical que te trae el recuerdo de esa sensación y luego todo junto, los abrazas y parece que encuentras un mundo nuevo. Y vas a explorar, sí, exploras a cada minuto la belleza del  momento, la sustancia que te vuelve sensible, lo inexplicable, lo explicable y lo desconocido o conocido.

Wow cuando esto sucede parece que las nubes bajan a tus pies o hay una probabilidad de que subas tú a ellas como si el viento formará las escaleras necesarias para tocarlas, besarlas y empalagarte de su belleza, de toda la belleza que envuelve el alma al ocurrir las emociones guardadas, olvidadas, canceladas.

nubes

 

Emoción = corazón, mente, cuerpo abiertos.

¿Estas estacionado entre las nubes?

No dejes que relámpagos separen esos nubarrones,

deja que la tormenta pase para que se despejen las dudas,

el cielo volverá a tener esos nimbos donde puedas volar.

 

 

Alejandra Olson

 

COMPARTE en:
Alejandra Olson
Espíritu congestionado por las letras, que busca encontrarlas en el camino del hacer literario y de éste encuentro aparezcan historias de empatía con los ojos participantes del espectador. Se dice incipiente escritora, pues cada día se descubre, redescubre, encuentra, pierde hilos dentro de éste oficio. Oficio que necesita dedicación, amor y empeño. Ella es así, tan natural como la vida se lo permita y aguerrida.

Comenta en el recuadro