Este filme del 2002, hace más que recordarme al adorable Nicholas Hoult antes de volverse un zombi adolescente enamorado y medio podrido, esta película me llena de nostalgia por el pequeño Marcus y su vida más extraña que aquellos zapatos horribles con que iba a la escuela.

Basada en el libro del mismo nombre de Nick Homby, los hermanos Weitz nos regalaron la encantadora historia de un niño marginado de una madre con tendencias suicidas y de un pseudoadulto dedicado a hacer absolutamente nada más que gastar frívolamente el dinero de las regalías de su padre, que se volvían amigos casi a fuerzas por mentiras y unas ganas desesperadas de huir de la realidad.

Un pato muerto, canciones de rap, una madre hippie, Killing Me Softly, padres solteros y villancicos.

Hugh Grant, como Will, aumentaba un poco más la realidad de esta historia, visto como el mujeriego preferido de Inglaterra y el pequeño Nicholas Hoult con corte de hongo y hoyuelos en las mejillas a quien definitivamente podías ver como el chico raro de la escuela que siempre resultaba atormentado por los demás.

La historia nos llevaba de la mano de ellos dos y de la histérica y depresiva Fiona (Toni Collette)y su crecimiento y descubrimiento como personas, en las que, para sorpresa, había más que aprender del pequeño Marcus que de los demás.

Un optimismo que rogaba por salir, ganas de aprender e intentar que las personas que le importan, sean felices.

About A Boy es una película divertida, cursi y con referencias a la cultura pop que, además, te deja un tremendamente buen sabor de boca.

Por si se les antoja una tarde de éstas recordar lo que se siente tener doce.

 

Comenta en el recuadro