Uno se imagina que el viaje hacia tu autenticación lo harás acompañado de aquellos que van igual. Y que la motivación que te hizo salir de tu zona de confort te acompañará todo el camino, pero no es así.

Hay un momento en el que todo te suelta y te quedas separado de aquello que conoces y sin ninguna luz, o señal que te guíe.

Y no es solo eso, tú mismo te separas, te alejas de todo y te acercas a ti, es un proceso necesario; alrededor hay tanto silencio, que entonces lo único que puedes escuchar es lo que tú piensas, deseas, quieres, eres…

Ahí es donde se lleva a cabo el maravilloso suceso del nacimiento, donde cada paso que das es a ciegas, donde te sientes diferente y lejos de todo, pero cerca de ti. Donde no te importa no saber a dónde te diriges, porque no quieres volver atrás.

La belleza de lo incierto, de lo auténtico, de aquello que no viene de afuera sino de tu mismísimo adentro…

Nacer.

V.

@vhuesca

Comenta en el recuadro