Ya hemos hablado mucho de relaciones pero hay un tema importante que mucha gente no sabe identificar sobretodo cuando se siente “cómodo” o “a gusto” en una relación y ese es el momento en el que deja de ser feliz. Ya sea por rutina o costumbre, asume que es feliz al lado de su pareja y deja de cuestionarse sobre la verdadera felicidad que una relación buena nos trae, es incapaz de identificar el momento en que empieza a ser infeliz o incluso si tu mismo tienes la culpa de que esto sea así.

¿Cómo es una buena relación?

Una buena relación es aquella por la que no te estresas, esa donde no te preocupas todo el tiempo por si estás haciendo las cosas bien o hacía a donde va la relación. Admito que las cosas no siempre son fáciles pues la unión de dos personas representa la unión de dos ideologías distintas, son dos historias con culturas, valores, costumbres, en fin dos formas de procesar las cosas de manera diferente. Una de las primeras cosas que yo recomiendo es tomar en cuenta que por más cosas en común que tengan, cada cabeza es un mundo y vienen de dos sitios distintos, han sido educados por diferentes personas y tienen una visión distinta de la vida y eso obvio en algún momento llevará a un conflicto pero nada que no se pueda superar.

En mi caso por ejemplo, soy una persona totalmente emocional y es por eso que a lo largo de mis relaciones mis emociones han sido brutalmente aplastadas muchas veces. Esto me ha convertido en una persona ahora un tanto racional, supongo que mi cerebro de alguna manera detecto que tipo de cosas hacen daño y me protegen de volver a enamorarme con los ojos cerrados. No me malentiendan, no soy un robot o algo así, aún soy capaz de tener sentimientos bastante profundos pero me freno inconscientemente de forma que prevengo el ser lastimada de nueva cuenta cosa que en mis nuevas relaciones no me ha funcionado para nada.

una buena relación de pareja
una buena relación de pareja

En este momento esta situación me previene de conectarme emocionalmente con una nueva pareja, por lo que no logro enamorarme de nueva cuenta, mis defensas han estado alerta por tanto tiempo que ahora apagarlas me esta costando demasiado trabajo. Por lo tanto, necesitaría encontrar a alguien que comprenda como estoy operando y tenga la paciencia suficiente como para saber que poco a poco trabajaré mis miedos y volveré a ser vulnerable (de una manera positiva) al amor y me daré permiso de sentir al mil. Claro podría pensar “así soy y si me quiere pues bien” pero no, como soy ahora es producto de mis vivencias, la coraza de ahora es resultado de relaciones pasadas y la forma en la que realmente soy está debajo de ello, mucho antes de poner todas estas trabas por temor a que me hieran de nuevo.

Mi verdadero yo, confía, se encariña rápido y olvida lento, se entrega, expresa sus sentimientos verbal y físicamente. Pero mi verdadero yo, no ha sido capaz de salir en algún tiempo, se protege y se esconde por temor. Repito, nada de esto fue de manera consciente pero he tenido tiempo de analizarlo de forma un poco más racional.

Analizando un poco, antes no me daba cuenta de ello porque perseguía relaciones cortas, solo para pasar el rato y las terminaba porque sentía que no iban a ningún lado, me concentraba más en sus fallas y por ende no pensaba en las mías. No necesitaba crear intimidad o confianza puesto que no eran relaciones relevantes, no buscaba enamorarme y pues si iba a haber amor no necesitaba los otros aspectos.

¿Cómo descubrí todo esto? Salí con alguien que me hizo ver que la única culpable de no encontrar algo estable era yo misma con mi actitud y mis defensas. Entendí que era verdad, que yo misma me he estado aislando del amor, tomará tiempo pero creo que cuando llegue el momento de tener de nuevo una relación y sea la adecuada volveré a sacar la mejor versión de mí.

Hace tiempo que no podía escribir algo tan personal, pero espero que en algo ayude de alguna manera y no se cierren a la posibilidad de encontrar una pareja que saque lo mejor de ustedes y a su verdadero yo, ese que no tiene miedo de amar y ser amado.

Comenta en el recuadro