El fin de semana asistí a una de las salas de cine de un complejo en Mérida para deleitarme con la película Spotlight o traducida aquí en México como En Primera Plana, y vaya que tenía unas ganas increíbles de verla, una por los múltiples comentarios positivos de la prensa (mi esposa dijo que siempre los iba a tener debido a que la película trata sobre su profesión), pero sobre todo porque es una historia verídica y que hasta la fecha sigue reclamando que los humanos estamos hechos para inventar, mentir, y provocar daño a quien sea no importando lo que suceda.

¿Qué pasó en la película En primera plana?

La historia en si desde mi punto de vista es buena porque desarrolla la mafia del poder de la iglesia católica, el dejar pasar y el hacer como si no pasara nada, y también está la película acerca de los Legionarios de Cristo, por cierto encubiertos por Juan Pablo II (y hasta el día de hoy canonizado, MARAVILLOSO).

La historia se desarrolla en Boston en un área de investigaciones especiales denominada Spotlight, donde participan Michael Keaton (Robby), Rachel McAdams (Sacha), Mark Ruffalo (Rezendes), y Brian d’Arcy James (Matt), y que investigan el encubrimiento de abusos masivos en la Arquidiócesis Católica local, que databa desde la época de los 70’s y que eran “arreglados” vía un bufete de abogados con la respectiva “disculpa” y “recepción de dinero”.

El escándalo se va descubriendo poco a poco con importantes descubrimientos, sobre todo basados en un testigo que había llevado los papeles y la historia al mismo diario 5 años atrás y que lo dejaron pasar en su momento el editor en jefe y el jefe de la oficina de Spotlight, además de estos datos obtenidos, se debe recurrir a un abogado que representa a las víctimas de abuso sexual, representado por Stanley Tucci.

El descubrimiento y la imputación del Cardenal Bernard Law no era lo único que buscaba el grupo, deseaba desenmascarar a todo el “sistema” y lo logran con un verdadero temple y determinación, sobre todo en verdaderamente buscar, investigar y como ellos lo llamaban “demandar a la iglesia”.

El drama y el resentimiento llega hasta en círculos cercanos, como el cuasi compañero de generación de Robby, pero que el practicaba otro deporte, el cual era dirigido por el pederasta, que terrible situación por la que tal vez no sólo atravesó él sino muchos de los compañeros.

El punto clave y focal es que no se descubrieron ni 13, ni 50, ni 90, ni 100, se descubre toda una red de “movimientos” entre todos los registros de la iglesia en donde los sacerdotes eran cambiados de estado, condado y munícipes con características de “por enfermedad”, el encubrimiento no sólo denota la poca preocupación por parte de la iglesia, sino el nulo interés por arreglar el problema de fondo y poner en peligro a miles y miles de niños alrededor de mundo debido a que genera “traumas”, que pueden derivar hasta el suicidio (como sucedió en la película de los Legionarios de Cristo).

La iglesia católica es una cloaca que van destapando poco a poco, se conoce del severo caso de lavado de dinero en el Banco del Vaticano, de los supuestos vínculos empresariales con empresas de tabaco, armamento y otras que no tienen pareciera nada que ver con el pregonar de la “fe” de la que tanto se jactan cada domingo y de la que vuelen una “tradición”, la película es un drama de conciencia de no tener tanto ímpetu por un “Dios creado”, cuando el ser supremo se puede tener individualmente y no basado en personas que pueden destruir totalmente la vida de una persona.

Tal vez no sea la única religión que haga esto, pero si a la que constantemente se le descubren mentira tras mentira, lo que cada día provoca su decadencia alrededor del mundo.

La película está galardonada por la Sociedad Nacional de Críticos de Cine de Estados Unidos como “mejor película y mejor guion”, creo que bien merece mejor película.

1 Comentario

  1. Creo que para ser mejor película le falta, originalidad, y ese que se yo que hace al cine el séptimo arte, esta es una película que sólo muestra la realidad. Buenas actuaciones, buena adaptación, buena edición pero no para mejor película.

Comenta en el recuadro