Quiero decirte que me gustas así, cuando dices “tonterías” sólo porque conoces mi humor y buscas hacerme reír. Con tus equivocaciones y con esos momentos en que no nos entendemos porque hablamos idiomas diferentes y nuestros traductores no están calibrados.

Me gustas cuando arrugas la nariz y haces caras de desagrado, cuando te pones en ese estado tan tierno y me pides abrazos. Cuando hablando por textos usas todos los emojis de caritas felices, corazones y besos; cuando me hablas de esa pasión por todo lo que haces y te sonrojas porque alabo tus trabajos, porque creo en ti y en lo que puedes llegar a ser.

Adoro esa manera en la que actúas tan natural, como sólo lo hacen los niños, sin nada que ocultar. Tu risa que es como escuchar un tintineo en el cielo, tu sonrisa que me llena el alma, el brillo de tus ojos cuando hablas de lo que te hace feliz.

Me gustas para iniciar el “había una vez” y quizá ¿por qué no?, terminar en el “felices para siempre”. Lo que más me gusta es lo mucho que me gustas, lo que siento al verte, lo feliz que me haces y sobre todas las cosas me gusta no sólo lo que veo en ti sino lo que provocas en mí.

Comenta en el recuadro