Flesh and Bone es una mini serie de la cadena televisiva Starz, responsable también de otras series exitosas como Spartacus, que dio mucho de qué hablar en su momento, y más recientemente también de Outlander, que desde el 2014  ha estado acumulando unos cuantos premios y nominaciones, incluso como Mejor Serie Dramática del Año.

Flesh and Bone fue nominada como Mejor Mini Serie o Serie Limitada del 2015 en los Golden Globes, compitiendo junto a otras aclamadas mini series como Fargo, American Crime, Wolf Hall y American Horror Story: Hotel. Por otro lado, Sarah Hay, la bailarina que le dio vida a nuestra protagonista, sin ninguna experiencia actoral previa también logró nominaciones como Mejor Actriz Protagonista de una mini serie, al lado de actrices experimentadas como Kirsten Dunst, Rachel McAdams, o Kathy Bates.

A diferencia de estas dos series ya mencionadas, Flesh and Bone viene con un tema un totalmente alejado de estas dos, o al menos a simple vista. No se trata de una serie de época, ni gladiadores, el argumento principal de esta nueva propuesta de Starz es sobre: ballet. Sí, puede que a muchos ya sólo con saber de qué trata no estén muy interesados y la descarten fácilmente, pero la verdad es que Flesh and Bone terminó siendo un poco más oscura de lo que aparentaba. Algunos diríamos que mezcla un poco el segundo libro de la saga Flores en el Ático, de la autora V.C. Andrews, con la película de Darren Aronofsky, Black Swan (2010).

Flesh and Bone
Flesh and Bone

Esta serie tiene como protagonista a Claire, una chica que entre cientos de participantes, es seleccionada y admitida en una de las compañías de ballet más importantes de Nueva York, y es entonces donde se da cuenta cómo funciona todo dentro del mundo del ballet profesional. Flesh and Bone se desarrolla dentro del ballet, pero toca también -aunque muy por encima- temas como el incesto, strippers, drogas, mafia, explotación sexual, y hasta tráfico de personas. Pero lo cierto es que son demasiados temas que tratan de introducir, los cuales por supuesto no tienen tiempo suficiente de profundizar con sólo 8 episodios, haciendo que en ocasiones pensemos que la serie trata de ser algo que nunca se termina de forjar por completo.

A pesar de los contras, la serie tiene lo suyo, y realmente los 8 episodios de aproximadamente 60 minutos cada uno son bastante entretenidos. Cabe destacar además que la creadora de esta serie es Moira Walley-Beckett, guionista y productora de nada más y nada menos que la tan aclamada serie de TV, Breaking Bad; Moira escribió uno de los episodios más conocidos de esa serie, el llamado Ozymandias. Así que realmente se puede decir que Flesh and Bone no estuvo en manos de cualquier aficionado, la producción verdaderamente es muy buena y en general es una serie muy bien hecha.

Con respecto al elenco, es importante destacar que al igual que Sarah Hay (Claire) la protagonista, la mayoría de los personajes son interpretados por bailarines de ballet profesionales, pero inexpertos en el mundo de la actuación. Aun así, todos y cada uno de los participantes del elenco principal cumplen con su parte y brindan un trabajo que en conjunto es más que decente, entre ellos figuran Raychel Diane Weiner (Daphne), Irina Dvorovenko (Kiira), Sascha Radetsky (Ross), y Emily Tyra (Mia) –que también trabajó en Boardwalk Empire con un pequeño papel-. Entre el resto del cast principal están actores como Ben Daniels (Paul), que ha participado en numerosas producciones tanto televisivas como cinematográficas, Damon Herriman (Romeo), y Josh Helman (Bryan), que también ha conseguido pequeños papeles en X-Men: Days of the Future Past y más recientemente en Mad Max: Fury Road.

sarah-hay-flesh-and-bone
Claire Robbins (Sarah Hay) y Paul (Ben Daniels)

SPOILERS Flesh and Bone

Empezó con un Pilot soberbio y prometedor, verdaderamente uno de los mejores episodios de todos, por no decir el mejor. Excelente producción, personajes carismáticos, y en general siempre presentes de una trama interesante y bien desarrollada, al menos por episodio, ya que en conjunto se tiende a perder un poco.

Aunque no era obligatoriamente necesario que nos explicaran detalladamente cómo se fue originando la incestuosa relación entre Claire y Bryan, muchas veces sí se sintió fuertemente esa necesidad de que al menos nos mostraran por medio de flashbacks un poco del embarazo de Claire o algo relevante a ese tortuoso pasado familiar. Sin embargo, termina siendo otro tema que dejan a nuestra imaginación. Igualmente lo sucedido con las chicas secuestradas y explotadas del bote, esa persona con la que se estuvo viendo Claire en el club nocturno Anastasia… más y más temas sin explicar que nos toca concluir en nuestra cabeza, un tanto desalentador después de que al finalizar cada episodio nos dejan con ganas de continuar esa trama secundaria en el siguiente, pero al darnos cuenta ya nos están tratando de envolver con otra más.

El episodio final se puede decir que fue bastante satisfactorio en cuanto a lo que sucedía dentro del teatro, pero, fuera, el enfrentamiento entre el entrometido indigente Romeo y el hermano de Claire, Bryan, fue simplemente algo ridículo. Sin mencionar, que el final fue increíblemente cortante, pero no del tipo cortante que hace elevar el nivel de calidad de la película o serie de la que se trata mientras nos quedamos rebuscando posibles opciones, no, fue del tipo cortante que hace disminuir considerablemente la puntuación final que podríamos otorgarle a la serie. Cabían sólo dos posibilidades para el final de Flesh and Bone, exaltarse con un episodio que marcara una una conclusión a todos esos temas que iban quedando abiertos e inconclusos a lo largo de la serie… o hacer desmoronarla un poco, y bueno, después de todo terminó acercándose más a esto último. Casi parecía que el final se les venía encima y no sabían cómo clausurar la serie.

Y bueno, no podemos esperar que se reivindique de ese cortante final con una 2da temporada porque lamentablemente al ser mini serie ya toda la historia que tenían para contarnos terminó con ese sugestivo octavo episodio. Pero aun así, sigue siendo una recomendación fija entre las mini-series del año pasado, realmente vale la pena darle un vistazo, lo tiene bien merecido.

Comenta en el recuadro