Puede sonar como a película de comedia, con un adorable y ñoño como protagonista que es gracioso sin querer, lo cierto es que de lo que les voy a hablar no es tan chistoso.

“Tengo 22 años y sigo siendo virgen. Ni siquiera he besado a una chica”, fueron las palabras de Elliot Rodger en uno de sus últimos videos en los que prometía “retribución” y “castigo” por el rechazo que había sufrido de tantas chicas.

Este chico, hijo del asistente de dirección de Hunger Games, estaba en la universidad y llevaba una vida de lujos y mucho dinero, pero durante los años que llevaba en la escuela ninguna chica había accedido a siquiera salir con él y, el pasado viernes, mató a seis personas e hirió a otras siete para después morir por una herida en la cabeza.

Entre sus víctimas se encontraban estudiantes destacados y una chica que estudiaba pintura, además de vecinos y compañeros. Lo que me hace pensar, ¿qué lleva a alguien de 22 años, que aparente tiene todo, a sentirse tan mal consigo mismo que se tiene que desquitar con los demás?

La historia de Elliot impactó este fin de semana a la prensa con títulos sensacionalistas como “Mata a seis por ser virgen” “Las chicas no le hacían caso y por eso se volvió loco”, pero debemos tener en claro que nadie mata por eso.

La gente mata por muchas razones, por sentirse mal consigo mismo, por sentir que su vida no va hacia ningún lado, por querer ser visto. Lo cierto es que el único que podía dar las respuestas ya no está, pero no deja un ejemplo de lo que la soledad puede hacer. Estar solo hace crecer tus demonios, te hace pensar demasiado en cosas que te atormentan día y noche.

La soledad tiene más consecuencias de las que uno cree, porque estar solo (realmente solo, no tomarte uno o dos días para ti mismo), nunca es algo que elijas. No sabemos si su depresión creció en ira, si en realidad sufría de algún trastorno psicológico o psiquiátrico que pudo manejarse con algo de atención psiquiátrica.

Lo único que sabemos es que siete familias lloran las muertes de sus seres queridos, las de las seis víctimas del tiroteo, pero también la familia de Elliot que seguramente se pregunta qué pudo hacer por él para evitar esta tragedia.

Comenta en el recuadro