Seré breve. Vivimos en una sociedad que se dedica a criticarse entre sí, sentimos fascinación por hablar mal de las personas y juzgar sin conocer, sin enterarnos bien de las cosas. Sí, desgraciadamente aún hay gente que vive en temor y dudas por el “qué dirán“, y si la gente, y si mis “amigos” (claro entrecomillado porque los amigos no te juzgan), y si mi familia, y si, y si.

¿Por qué llegué a este punto? Porque no es posible que alguien por ser gay se tenga que esconder de todos porque a su familia le importa más el “qué dirán” que la felicidad de su propio hijo, que lo oculten como si fuera una vergüenza y que sufra malos tratos por parte de sus propios padres. Todo por estar más enfocados en que sus amistades no los critiquen o señalen por su hijo/hija “raro“.

Hay quienes incluso mandan a rehabilitación a sus niños para “que los arreglen“, pero esto no solo pasa con la homosexualidad; pasa con quienes tienen hijos diferentes. Si hay un rockero en una familia “nice“, o si decide ser filosofo y la familia esperaba a un médico. Tan fácil, si todos tus amigos aman, no sé, a Justin Bieber y tú odias su música, entonces eres raro. Parece como si el mundo no te diera permiso de ser diferente o salir del montón para no ser señalado.

¿Y si dejas de preocuparte de todo eso y te permites vivir? Para mí es así, estas tú y están todos los demás. ¿No has pensado que el único al que le tienes que rendir cuentas y al único que tienes la obligación de hacer feliz es a ti mismo? ¿Con qué cara puedes verte al espejo diariamente sabiendo que te has traicionado? Sabiendo que le has fallado a tus ideales.

Sé que para muchos el “qué dirán” rige sus vidas. Muchas familias viven inmersas en él también, viven de apariencias, de la imagen de la familia ideal y perfecta. Con esto hacen que sus integrantes sean igual, falsos. ¿Y si solo nos dedicáramos a ser felices? ¿Realmente sería tan malo?

Creo que por eso existen tantas personas que no pueden aceptarse, que no aceptan ser diferentes. Gente que tiene que esconderse para ser ellos mismos, para cantar esa canción que les gusta, besar a la persona que aman, vestirse como más les plazca. ¿Por qué no te tomas un momento para imaginar como sería tu vida si no te interesara la opinión del resto de la gente?

Cierra tus ojos y visualízate totalmente feliz, sé que puedes. Pierde los complejos y olvídate de la opinión de la gente, hoy en día puedo decir que estoy orgullosa de ser como soy. Da lo mismo si a los demás les gusta o no, aquellos que realmente te aprecian te querrán tal cual eres, sin dar explicaciones. ES TU VIDA.

Atrévete a ser libre. Grítale al mundo quién eres sin miedo, sin atarte a su opinión, recuerda que mientras no afectes a nadie no tienes porqué ocultarte. Suerte.

17760_699374523410757_1823697620_n

2 Comentarios

Comenta en el recuadro