¡Por fin, fans del universo Marvel! ¡La espera terminó! ¡Ya está en cartelera “Deadpool 2” (20th Century Fox, 2018)! Y por salud mental les diré: bájenle un poquito a las expectativas de esta secuela porque deja mucho que desear.

Ok, vamos ponernos menos serios, nadie esperaría una película con una trama compleja o cargada de dilemas morales que atormentan al protagonista. O al menos no cuando el héroe es el irreverente Wade Wilson (Ryan Reynolds), un mutante renegado a unirse a los X-Men y que trabaja como mercenario enfundado en el traje de “Deadpool“.

Deadpool 2.

En esta entrega, el super héroe atípico, tras fallar en una misión en contra de un cartel de la droga pierde de manera inesperada a alguien muy importante para él, por lo que decide quitarse la vida… Pero hay un pequeño detalle: su mutación le impide morir.

Presionado para unirse a la escuela del profesor Xavier, Wade encuentra un nuevo motivo para seguir luchando, aunque se interponga en su camino Cable (un Josh Brolin que luce un físico espectacular a sus 50 años) un personaje que viaja en el tiempo para ejecutar una venganza. Aparece en el panorama con esta cinta también la “X-Force” y el villano Juggernaut.

La primera parte de esta franquicia fue toda una revelación al ser violenta, irreverente, con un abierto contenido sexual y clasificada para adultos, algo muy distinto a lo que las películas de Marvel nos tienen acostumbrados. Además de que contó con un presupuesto muy por debajo de lo que las productoras suelen invertir en estas cintas. Ryan Reynolds fue la elección adecuada, por su carisma, para darle vida al locuaz Deadpool.

Sin embargo, en esta segunda parte, esa frescura se pierde, los chistes políticamente incorrectos no son del todo efectivos y en su gran mayoría se sienten forzados. Hay secuencias sangrientas que ni siquiera están justificadas a nivel de guión.

Aún genera carcajadas la forma en que se burlan abiertamente de el universo Marvel, de los protagonistas de la película y las parodias de la cortinilla de entrada y los sketches en los créditos. La película ha tenido una campaña publicitaria bastante exitosa y está acompañada de todas las mercaderías y parafernalia de producciones de mayor envergadura (y en taquilla no le ha ido mal).

Definitivamente no creo que el producto final sea lo que el espectador esperaría, sin embargo, si tienes ganas de divertirte y pasar un rato desconectado del trabajo, esta es un película palomera más para distraerte.

Si has vivido debajo de una piedra y no has visto la primera parte de esta franquicia, es un buen momento para verla antes de ir al cine a ciegas ¡en Neostuff tenemos la reseña de la 1!

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre