Imagina que alguien te hace un obsequio cuya envoltura es estupenda pero cuando revisas el interior consigues un objeto de segunda. Esa misma sensación es la que deja The Alienist, la primera gran producción de la cadena TNT (en asociación con Warner) y cuya distribución en América Latina y España estará a cargo de Netflix a partir del 19 de abril.

¿De qué trata The Alienist?

La serie se trata de la adaptación de la novela homónima de Caleb Carr, ambientada a finales del siglo XIX en Nueva York, justo cuando una serie de asesinatos atroces y horribles hacia muchachos acompañantes comienzan a darse en la ciudad; el recientemente comisionado de la policía Teddy Roosevelt llama al psicólogo criminal especializado en comportamiento desviado Dr. Laszlo Kreizler también conocido como el “Alienista” (una persona que estudia las patologías mentales) y a su amigo el periodista John Moore, un ilustrador del The New York Times para que realicen en secreto una investigación para descubrir al culpable.

Kreizler y Moore contarán con el apoyo de los hermanos Isaacson. Lucius, un personaje extremadamente inteligente y enfocado, cuyos estudios médicos lo ayudan a perfeccionar su experiencia en ciencias criminales, creyendo que los huesos proporcionan la información más precisa cuando se trata del estudio forense y Marcus Isaacson, un experto en ciencias criminales y medicina forense, también contarán con el apoyo de Sara Howard, una joven secretaria del personal de Roosevelt que está decidida a convertirse en la primera mujer detective de la policía de Nueva York. Juntos usarán las disciplinas emergentes de la psicología y las técnicas de investigación forense para rastrear uno de los primeros asesinos en serie de Nueva York.

Una historia desperdiciada

Con esa premisa (y un tráiler engañoso) cabe esperar que la serie, en sus diez episodios, indague en la investigación psicológica entorno a los asesinos en serie, los estudios en relación a la psicopatía, el nacimiento del término pero esto es algo que hace mejor otra serie, Mindhunter, que se toma más en serio responder la incógnita de los asesinos nacen o se hacen. El nacimiento del estudio de los asesinatos en serie como patología no es lo único que se desperdicia en la serie, otros temas incluso más interesantes como el nacimiento de la medicina forense o la lucha de las mujeres por la igualdad en las entidades públicas en Estados Unidos son otros temas que levemente se ven reflejados en la serie pero poco impacto tienen en la historia.

Y es que con semejante premisa, con semejantes tópicos, los guionistas han optado por recrear en la Nueva York del siglo XIX, en una mirada completamente decadente, la enésima serie policial sobre el gato y el ratón con la diferencia de que esta vez el gato no es el cuerpo policial sino un psicólogo obsesionado con su trabajo, un reportero gráfico -que juntos recuerdan descaradamente a los Holmes y Watson de Guy Ritchie-, dos jóvenes forenses y una joven que trabaja en la policía de Nueva York y que tienen en común la ambición de convertirse en pioneros en sus respectivos campos.

No está mal pero pudo ser mejor

Es innegable que vistos los primeros episodios, la serie va dejando un sabor agridulce. Por un lado, resulta decepcionante que omita la relevancia de varios temas mencionados y que desvíe la historia hacia un rumbo común que hemos visto decenas de veces pero en ambientaciones diferentes. Por el otro, la serie resulta entretenida y es que a pesar de que límite la historia a la insaciable búsqueda del culpable, tiene la dosis perfecta de suspenso, drama e incluso tintes de humor para ser un material entretenido y por lo tanto disfrutable. Aunque a veces los diálogos se sienten forzados e impostados y el resultado queda a medias.

La historia, al ser más de lo mismo, hace uso de elementos que también hemos visto otras veces como sus personajes: Dr. Laszlo Kreizler, brillante, obsesivo y comprometido con su carrera; su inseparable compañero John Moore, quien a veces dice más de lo que hace pero siempre es leal a su mejor amigo y Sara Howard, la mujer que busca desmarcarse del resto demostrando que nació adelantada a su época. Pero una vez más, la serie es efectista y así sus personajes. También, en un intento para dotar de realismo, los personajes principales, que son ficticios, se relacionan con algunos secundarios que fueron reales como Theodore Roosevelt y P.J. Morgan.

La puesta en escena es lo mejor de la serie, especialmente el diseño de producción que se aprecia real. La serie fue rodada en Budapest y la arquitectura de las calles facilitó la ambientación de la época. De hecho muchas de las escenas están rodadas sin uso de pantallas verdes y/o efectos especiales. El equipo prefirió recrear carruajes y todos los implementos necesarios muchas de las escenas en exteriores y es algo que se aprecia en pantalla ya que dota de naturalidad la puesta en escena.

Los protagonistas del proyecto

En 2015 Paramount Television estaba involucrado en la producción de la Adaptación, para ello contarían con Eric Roth, guionista de Forrest Gump. Además, se anunció que el director de True Detective, Cary Fukunaga dirigiría todos los episodios y serviría como productor ejecutivo. Luego se publicó que TNT había llegado a un acuerdo para producir la serie con un presupuesto de $5 millones de dólares por episodio. En septiembre de 2016, el director Jakob Verbruggen (The Fall) reemplazó a Fukunaga como director debido a conflictos de programación, aunque Fukunaga se mantuvo como productor ejecutivo. De ese modo la dirección quedó a cargo de Verbruggen, James Hawes (Black Mirror), Paco Cabezas (Mr. Right), David Petrarca (Game of Thrones) y Jamie Payne (Luther).

Pronto se informó que Daniel Brühl fue seleccionado como el Dr. Laszlo Kreizler y Luke Evans como John Moore. Ambos gozan de una química perfecta que funciona con el trabajo interpretativo de cada uno, ya que ambos son muy buenos actores y han demostrado que pueden sacar adelante personajes de cualquier índole. En cambio, Dakota Fanning es la encargada de dar vida al mejor personaje de la serie pero su trabajo es otra de las cosas decepcionantes que se pueden encontrar en la serie. Dakota luce rígida, incapaz de recitar sus líneas con naturalidad; lamentablemente no hay una pizca del talento y encanto que la catapultó como una niña prodigio hace diez años. El reparto principal lo completan Douglas Smith y Matthew Shear como los hermanos Isaacson.

The Alienist carece de valentía al momento de innovar con un material que daba para más es por eso que su resultado correcto se aprecia deficiente. Pero funciona como material de entretenimiento sin esperar demasiado.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre