Razones por las que tienes mala suerte en el amor.

¿Te has preguntado por qué razón no has “sellado el trato” con esa persona a la que con sólo ver tienes un orgasmo visual? ¿O por qué por más que lo intentas parece que no puedes lograr que se interese en un casual? Esto no sólo resulta desalentador y frustrante sino que atenta contra nuestra salud mental al dar mil vueltas a lo mismo.

Deseamos, como dicen por ahí, meternos en sus pantalones (o quitárselos para ser más precisa) y no lo logramos pero ¿por qué? Me di a la tarea de investigar razones por las cuales las personas no logran su cometido (fuera de que de plano no le gusten ni para un rapidin) así que empecemos y aprende si sabes o no sabes ligar

1.- Eres aburrido (a): La conversación es importante, envolver a la persona, convencerle de que un casual contigo es lo mejor que podría pasarle en la vida. Haz que compre tu historia, déjala (o) tan intrigado que su propósito sea ir contigo al motel más cercano y conocerte “más a fondo“. Seamos realistas los únicos que no necesitan este punto son aquellos a los que el universo hizo naturalmente atrayentes (sexualmente hablando) los demás mortales debemos trabajar en una buena frase de inicio de conversación que no sea “El cielo ha perdido un ángel y lo estoy viendo ahora mismo” o “¿De que juguetería saliste muñeco?“.

2.- Tu habitación: Imaginemos que ya “cerraste el trato” y decidiste que deben conocerse mejor en tu alcoba pero ¡por Glob! Tu cuarto es un basurero, olvidaste sacar la última carga de basura (que incluye los condones usados de la última vez) o peor en tu piso aun está la tanga que tu última conquista dejo en el suelo. Esto será un aviso para que tu nueva presa salga corriendo, ninguna mujer quiere tener relaciones en la que parece la guarida de un fugitivo o asesino en serie. De igual forma si tienes más peluches en tu cuarto que una niña de cinco años ¡horror! Lo último que quiere un hombre es que todos tus ositos de peluche lo estén viendo mientras “se concentra” o estar en un cuarto más “ñoño” que la casa de ensueño de Barbie.

3.- La propuesta: Seamos realistas todo el contexto bajo el cual le propones ir a “ponerse cómodos” también es importante. No seas de esos que llegan y dicen “¿Qué onda baby? Tú, yo, en un rapidin, no sé, piénsalo.” NEFASTO, para todo hay que tener tacto, utiliza tu mirada, tono de voz y lenguaje corporal para que todo entre en contexto, míralo (a) a los ojos cuando hables, convence y anota.

4.- Higiene corporal: Este punto incluye TODO desde que la ropa que uses esté limpia y perfumada hasta  los calcetines, cuida mucho el ponerte desodorante, tener buen aliento y hermosa sonrisa. No creo que quieras hacer sugerencias con un frijolazo terrible o tener labial manchando alguno de los dientes. O intentar abrazar a tu ligue y que huela tu “aroma natural” proveniente de tus axilas. Recuerda que tu aspecto habla de ti y si así te ves tú bueno imagina tu habitación.

5.- Falta o exceso de confianza: Como todo en la vida, aquí también debe haber un balance y pues todo en la vida se nota, ni seas de esas personas que actúan como si les hicieran un favor al contestarles el saludo ni de esos que parece que te hacen un favor al saludarte. Busca un equilibrio al acercarte a tu prospecto y deslumbra.

6.- Técnica: Vamos a la cruda verdad, puede que la técnica que estás utilizando no sea buena, es decir, que seas malo (a) en la cama. Calma, para todo hay solución, en este caso sólo debes analizar que estás haciendo mal, en qué momento se aleja de ti la persona. Es importante que veas que detalles gustan y cuáles no, obviamente si le estás tocando los senos como si quisieras reventar dos globos con agua en ese momento matas la pasión, o si quieres besarle metiéndole la lengua como si estuvieras explorando su garganta tampoco va a ser agradable. Piensa que tal vez no eres tan bueno (a) en ciertas cosas como pensabas y ni modo, analiza y reconsidera.

7.- Desesperación: Ok, puede que no te hayas acostado con alguien en mucho tiempo pero eso no tiene porque ser sinónimo de caer en desesperación. Relájate, calma, con confianza y no llegues con la frase “Hola te estaba mirando y… ¿no quieres ir conmigo al motel de enfrente? es que no he tenido sexo en 6 meses”. NO, nadie por muy baja autoestima que tenga respondería a eso con un “Claro, yo te hago el favor”.

8.- Tienes citas en restaurantes: Claro que ir a cenar es bonito pero no cuando lo que esperas es acostarte con alguien, no sólo porque la comida no permite que el alcohol te embriague un poco sino porque la comida hace que después te de sueño o puede caer pesada. Mejor queden de beber una copa quizá incluso el alcohol desinhiba un poco y permita que lleguen al dormitorio (OJO: no digo que te embriagues eso puede afectar tu desempeño y lo que queremos es dejar la puerta abierta para un potencial cojeamigo.)

9.- Te das por vencido (a) muy rápido: Al hablar de acostarse tienes que ser persistente, obviamente muchos (as) te batearan pero no importa si tienes que ser rechazado (a) 32 veces si a la 33 va a dar resultado. Sigue en el juego, tienes chance al menos de 1 millón a 1, gana territorio y prueba, que el miedo de fracasar no te aleje de la cancha. Además, todos mejoramos si seguimos practicando.

10.- No sabes coquetear: Coquetear no significa fingir, es todo un arte pero utiliza aquello que Dios te dio criatura. ¿Tienes buenas boobs? Entonces usa esas armas mortales. ¿Tienes buena pompi? Aprovéchalas. ¿Esos ojos son divinos? Resáltalos. ¿Sonrisa matadora? Pues vas. ¡Pero calma! No digo que seas de esas que de cada 3 fotos en Instagram 4 son de sus boobs, para nada. Sólo digo que puedes usar ropa que favorezca tu atributo, tampoco seas de esos que sus fotos de Facebook son 40 de ellos sin playera, recuerda que “Él que enseña de más, vende barato”.

El último consejo que puedo darte es que seas tú mismo  (a), puedes fingir todo lo que quieras pero si no tienes confianza y amor propio los demás también lo notan y créeme NADIE quiere ligar  y mucho menos acostarse con una persona que no se tiene respeto a sí misma. A menos que valores muy poco a la gente y la veas como simples objetos sexuales todos quieren una aventura de una noche con alguien que valga la pena.

Espero que estos 10 puntos te sirvan para conseguir ese casual que deseas, ese ligue de una noche, ese desahogo para tu libido y que encuentres una persona agradable con quien pasar tu noche. Suerte.

1 Comentario

Comenta en el recuadro